miércoles, 4 de abril de 2012

Daniel Glattauer



Con la última novela en las librerías de Daniel Glattauer  (Siempre tuyo, publicada el 1 de febrero de 2012) he decidido contaros algo acerca de las dos novelas anteriores “Contra el viento del norte” y “Cada siete olas” (Editorial: Alfaguara, 294 y 320 páginas respectivamente). El escritor y periodista austriaco se ha convertido en todo en fenómeno tras la publicación de “Contra el viento del norte” la cual calificaron en 2010 como la novela del verano y supuso un boca a boca de los que marcan temporada, además ha sido traducida a más de veinticinco idiomas. Su segunda parte “Cada siete olas” supuso una continuación esperadísima. Podéis encontrar una edición especial  que incluye ambas novelas y que según anuncian ha conquistado a más de dos millones de lectores. Entre las reseñas se reitera una y otra vez que con estas novelas el autor reinventó el género epistolar.

La historia comienza con un error de correo electrónico. Leo Leike recibe mensajes de una tal Emmi a la que no conoce, a partir de ese momento se establece un intercambio de mensajes sin marcha atrás. Una relación cada vez más estrecha, que plantea si es necesario un encuentro cara a cara y sus consecuencias.

Opinión: Tropecé con la primera novela “Contra el viento del norte” de forma accidental y me leí las primeras páginas por puro entretenimiento, yo también caí… ya estaba perdida en la historia… Se trata de un intercambio de correos electrónicos en los que el autor va incorporando el tiempo transcurrido entre uno y otro lo que nos hace engancharnos y no parar de leer hasta saber que nos contesta el siguiente mensaje. Acompañamos a Emmi y Leo en sus emociones, disfrutamos ante el nuevo mensaje, nos asombramos del siguiente, nos reímos con la fina ironía, el sarcasmo, el enfado y quedamos atrapados en un ritmo frenético de misivas. Preguntándonos que sucederá al final. No sabiendo si es necesario que se conozcan sus protagonistas dadas las circunstancias o con cuál de los dos posicionarnos. Pese a ello, tengo una mala noticia, la primera novela te deja en el aire. Según algunos, así tendría que haber terminado la historia, para otros (entre los que me incluyo) necesitaba una segunda parte para salir de dudas. “Cada siete olas” no queda eclipsada por la primera, en mi opinión, no querría leer la primera sin saber y tener a punto la segunda. Glattauer utiliza la imagen aportada por un alemán en La Gomera de que según las estadísticas la séptima ola siempre es más fuerte que las anteriores. Hay que ser valiente para aprovechar esa séptima ola y tomar decisiones en el momento adecuado porque pueden cambiarte la vida. Por mi parte solo me queda dejar un “muy recomendado”. Desde mi punto de vista ¿dónde reside el éxito de esta novela?, creo que el autor lo deja entrever en la siguiente respuesta a una  entrevista: Las pequeñas cosas pueden tener un gran significado. El amor puede expresarse en grandes palabras pero también con un solo punto de contacto. Y aunque hablo poco de sexo, es indispensable la atracción física en una relación.

Puntuación: Mi primer 10 de 10 publicado en el blog. Sencillamente genial.

Ante la nueva novela Siempre tuyo que todavía no he tenido la ocasión de leer os dejo su argumento:

Judith conoce accidentalmente a Hannes en el supermercado. Unos días después, él se presenta en su pequeña y exclusiva tienda de lámparas. Hannes es arquitecto, está en su mejor momento y es el yerno con el que cualquier suegra soñaría. También los amigos de Judith quedan seducidos de inmediato. Pero ¿por qué ella no es capaz de dejarse llevar y disfrutar de su nueva situación?

En el siguiente enlace el periódico El País nos ofrece en pdf un adelanto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A comentar!! :)