jueves, 26 de abril de 2012

Libros que marcan (4)



Hoy empezamos el día con dos clásicos irrepetibles





Jane Eyre (Charlotte Brönte)
Primera edición año 1847. Ediciones Cátedra.
592 páginas

Argumento: Jane Eyre es una niña huérfana que crecerá en un triste colegio de Lowood. Cuando se hace mayor y sale de allí, comienza a trabajar como institutriz en casa de los Rochester, atrayendo en seguida la atención del señor de la casa. Poco a poco su gran amistad derivará en un profundo amor. 

Me fascina recordar como llegó este libro a mi vida... Al fondo de un cajón  de la cómoda vieja del secadero de mis abuelos estaba un libro de portada blanca, venida menos y con el tono amarillento propio de los libros anticuados.... Jane Eyre. 

Esta novela fechada en 1847 ha sido tildada de romántica aunque tiene peculiaridades que la diferencian en el estilo y el tema de las propiamente románticas del momento en que fue escrita. También se ha dicho de ella que estaba destinada al público femenino… una calificación inmerecida desde mi punto de vista. Controvertida y polémica para esos años, trae consigo aires percusores del feminismo y de la psicología moderna. Inolvidable al ser una crítica a la sociedad del momento, un rechazo “anticristiano” por la no aceptación de convencionalismos sociales. Aunque es de sobra conocida, fue sin duda una revelación para mí. Jane Eyre es una rebelde pero con causa… una bonita historia para levantar a los victorianos de la época, pero sobre todo Jane Eyre es un personaje tan real que crece a lo largo de la novela desde el inconformismo y el silencio hacía una transformación personal lo que afectará a su esfera social. Cuando la leí hace ya bastantes años me gustó de principio a fin y gracias a ella empecé a darle la oportunidad a otros “libros antiguos” que consideraba hasta ese momento. Esta es lectura obligada para el que aún no se sumergió en ella.



Nada (Carmen Laforet)
Mi ejemplar es de 1987 (aunque la obra es de 1945).
Ediciones Aguilar.
319 páginas.

Argumento: La novela nos narra la vida de una joven llamada Andrea, una adolescente que decide viajar a Barcelona para quedarse en la casa de unos parientes con la ilusión de estudiar y tener un mejor futuro. La historia de desarrolla después de la Guerra Civil.

Otro clásico, esta vez español, es “Nada” de Carmen Laforet. Sorprende que fuera escrita por su autora con 22 añitos. Cosechó un gran éxito (el más sonado el primer Premio Nadal en 1944) siendo esta la primera novela de Carmen Laforet. Sin embargo, presentar Nada en tono alegre y animoso, como para que quien lee esta reseña se anime con él es un arma de doble filo. ¿Por qué merece la pena leer Nada? El interés histórico puede ser una motivación, la esencia de esta novela es la descripción de una sociedad española en la posguerra (años cuarenta). Triste, sombría y sin aliento. Sin embargo, Nada transcurre durante sus 319 páginas (en mi edición) sin que ocurra nada fuera de lo común. No habla de enfrentamientos bélicos, ni de vencedores y vencidos. Lo extraordinario, a mi parecer, de esta novela es la profundidad de su protagonista (Andrea) y el dibujo inquietante del resto de personajes hasta rozar con la sordidez en algunos casos. Una fotografía de las gentes del momento que con cierto aire autobiográfico, te permite pasear y vivir en la Calle Aribau de Barcelona durante un tiempo. Pese a su descripción pesimista, al final, Andrea se reconcilia con esta parte de su vida para hablarnos de ella. Es un libro para leer sin prisas y dejarse llevar.


Publicada esta entrada me voy a trabajar...
¡¡Buen día!!

11 comentarios:

  1. Jane Eyre lo lei y me gustó mucho y Nada lo tengo entre mis lecturas pendientes, no he leído nada de la autora y me apetece
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Tatty! Nada es el más conocido de la autora, porque de hecho, fue el más exitoso pero sí que merece la pena conocer más títulos de ella. Besillos!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me has robado la idea! Llevo casi un mes dándole vueltas a hacer una sección como esta en mi blog pero te me has adelantado! Jane Eyre me gustó mucho en su momento y no he leído Nada, así que me lo pensaré para un futuro. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Ups! bueno, me encantará que hagas una sección de tus "historias que marcan", yo pienso estar ahí para comentar y la idea es replicable!! Besillos!

    ResponderEliminar
  5. Jane Eyre es uno de mis libros preferidos, lo leí hace poco y me arrepiento mucho de no haberme animado antes. Nada lo tengo entre mis pendientes, creo que me gustara.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Carla estoy contigo, Jane Eyre es uno de mis preferidos (claro, pro eso lo he puetso aquí :) y el de Nada está bastante bien, te lo recomiendo!

    ResponderEliminar
  7. De Jane Eire solo se que me gusto, ese es otro de esos libros que tambien guardo en esa parte del cerebro que explique el otro dia al que ya no tengo acceso y de NADA te dire que me encantó, que para haber estado casi toda mi vida pasando por la calle Aribau a diario, lo conoci muy tarde y todo gracias a una amiga y colega que me lo regalo en un peculiar viaje a Barcelona.
    Me encanta que desempolves estas viejas obras que no recordaba, porque es casi como releerlas.

    ResponderEliminar
  8. Pues Jane Eyre es una buena relectura para cuando vuelvas a tener la cola de libros vacía (ahora sé que tienes unos pocos, jiji). Y de Nada que te voy a decir... el mejor lugar para que te lo regalen, Barcelona ;) Me alegro de que te encante!qué honor! :)

    ResponderEliminar
  9. Leí nada hace años y recuerdo que me dejo marcada. Sí, es su título más conocido, pero no creo que sea su ópera prima.
    Un abrazo grande
    Lupa

    ResponderEliminar
  10. Gracias Lupa por tu aportación!Estoy de acuerdo con tu comentario, aunque Nada tiene un algo especial. Besillos!

    ResponderEliminar
  11. "Nada" es mi libro favorito, lo leí por primera vez a los quince años y ha resistido varias lecturas más en diferentes épocas de mi vida.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)