viernes, 13 de abril de 2012

Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven



Es la primera vez que leo algo de Albert Espinosa. Antes de escribir cualquier reseña busco información del autor y en este caso me encuentro con una historia personal de superación, si su situación no era de las mejores para ser feliz, él decide obviarlo para hacer lo que desea, dotando a sus novelas de cierto aire autobiográfico. Espinosa destaca por ser polifacético, este autor es de profesión ingeniero industrial de químicas, termina haciendo de guionista, autor teatral, actor  y escritor. Es el guionista de Planta 4ª y por lo que dicen las redes ha sido capaz de sacar la visión optimista de la vida.  Tras dos novelas anteriores (El mundo amarillo, “Que podríamos haber sido tu y yo si no fuéramos tu y yo”) publica en 2011 “Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven” (Editorial Grijalbo, 208 páginas).  En ella nos encontramos con Dani un hombre que se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarle, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda. Y no os digo más… el autor la dedica a: « todos los que siguen queriendo ser diferentes y luchan contra aquellos que desean que seamos iguales.»

Opinión: Terminé este libro hace un par de días y no tenía muy claro que deciros sobre él. Creo que lo mejor de leer “Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven” ha sido no tener una referencia previa de su argumento, no sabía que me iba a encontrar, de hecho pensaba que era una novela romántica. Por eso no os he querido informar mucho más de lo que yo sabía antes de empezarla. Me he encontrado con una novela de personajes-personas, quiero decir, no tan centrados en una historia como en sentimientos e inquietudes que podrían ser las de cualquiera.  Es un libro sobre todo muy cercano, su protagonista (Dani) se dirige a ti francamente para explicarte el porqué de su desorientación y para ello va deshojando recuerdos de infancia con motivaciones presentes. Desde la mirada de Dani, como adulto y niño, esta novela transmite frescura e inocencia atrapando al lector en la historia como un miembro más, casi puedes pensar que te habla a ti, sin intermediarios. A su vez, el libro aborda las cuestiones más humanas  (amor, vida, muerte y enfermedad). Y no voy a revelar más cosas porque ¡lo mejor es leerla!
Sencilla, breve, humana, directa, profunda… para reflexionar con cada título de los que inician sus capítulos. Una historia bonita en sí misma.

Web del autor (y blog):













Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven


                                  

6 comentarios:

  1. No te pierdas "El mundo amarillo". Otra delicia ;-)

    ResponderEliminar
  2. Estoy en ello!!! Gracias pro escribir!! :)

    ResponderEliminar
  3. Veo que nos pasó más o menos lo mismo con esta historia. Y coincidimos en que lo mejor es sorprenderse con ella.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Sí! yo creo que eso es lo que también influye para que te guste más, no esperar nada... una historia sin más pretensión. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Pocas veces he visto expresar los sentimientos de forma tan bella e intrigante al mismo tiempo además de la brevedad de su exposición que hace que se te escape entre los dedos el tiempo en su lectura deliciosamente tejida por sus sucesivos capítulos reflesivos.
    Estoy de acuerdo con la nota y la recomiendo a mis allegados.
    besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito comentario! cómo se nota ese arte! Es verdad que al ser breve, el tiempo pasa y lo has terminado. Te sorprende con detalles del personaje que no esperas... y te mantiene en vilo. Ayer me regalaron otro libro del autor... ya contaré. Besitos!

      Eliminar

A comentar!! :)