lunes, 9 de septiembre de 2013

Mi nombre es Sei Shônagon (Jan Belnsdorf)

Mi nombre es Sei Shônagon
Editorial Alfaguara
184 páginas

Reía en una conversación con Meg y Ana Blasfuemia sobre, vamos a llamarlo, fichaje de libros. No es solo que un libro despierte más o menos interés, no, ya es que ves un libro y piensas, este libro le gustaría a... Y no contentas con el creciente número de lecturas que van asomando con las visitas a otros blogs, seguimos un ritual de ¡habéis visto este! o "este es tuyo".... de la librería, los recomendados por terceros o los de cualquier razón dispar para decir ¡tú la llevas!. Por no hablar de la contienda de quien apunta a quien, rompe cerditos ahorradores, aboca ruinas o merece el título de tentadora de la tribu. Terrible todo, de locos.

El caso es que dentro de esa selección a granel que conforma la dichosa lista de pendientes, tengo un grupo destacado por el uso insensato de palabras mágicas como joya, relectura, libro favorito o necesidad de posesión. En esencia, me decís que es uno de vuestros predilectos y yo lo apunto con estrellitas de colores, malas costumbres, cantos de sirena, voluntad frágil, amor de abuela (bloguera). El libro de hoy se lo debo a Norah Bennett. 

Antes de que vengan a darme la vuelta y cambiarme de posición, noto un calor cercano a gruesas sábanas hospitalarias y una imagen se forma en mi cerebro: el kanji de lluvia, que según parece empezó como un dibujo de gotas cayendo de una nube, imagen a la que hemos dado el sonido de ame. En inglés la palabra lluvia, rain, es una mujer sola que mira llover por una ventana como si se contemplara a sí misma, viéndola unirse con el mar en una fusión sin horizonte. Y luego voy más allá, hasta el francés âme, "alma", que carece de imagen y es sencillamente un hermoso color sin márgenes.

Ni si quiera sé si aún estás vivo. Pero voy a hablarte de todos modos. Voy a contarte todo lo que recuerdo.

Pensaba mencionar un puzzle, el rompecabezas donde se arrastran las fichas, pero me di cuenta de que mejor hablar de tangram. El juego de origen chino que según cuenta la leyenda se originó cuando un sirviente rompió una vasija y en el desesperado intento por recomponerla se dio cuenta de que los fragmentos podían formar nuevas imágenes diferentes entre sí, con sentido individual y con valor en sí mismas ¿no es algo espléndido?. Mi nombre es Sei Shônagon es un tangram, no hace falta armar las historia, ni encajar las piezas porque la simple secuencia de su formas ofrece una belleza propia. 

Entre esas piezas está la silueta de la protagonista, se encuentra en coma, un cuerpo que no responde y unos recuerdos que se destapan para ofrecernos sus variantes. Desde los orígenes, padre, madre, nacimiento en América, hasta el regreso a Tokio, raigón de tradiciones en las que no se hallará del todo asociada. Ofrece un retrato de la sociedad japonesa y su carácter cultural. Nos hablará de un familiar de rígida educación y un olvido a su condición de hija.

Y para mi, la mejor silueta nos adentra en una una tienda de incienso heredada, el lugar donde decide ser Sei Shônagon, siguiendo la estela de una mujer japonesa del siglo X de la corte Heian, dama que recibe ese nombre y de la que existe un diario. Detrás de un biombo nuestra Sei Shônagon, atiende a las palabras de quien necesite ser escuchado y a su vez, expande su universo particular. Una labor que reconforta no solo a quienes hablan, sino a la oyente y al lector por medio de pequeñas historias de hombres de los que solo conoceremos su inicial.

Un libro muy sencillo, con una historia sin muchas complicaciones, un retrato pintoresco de la vida nipona, en el que destaca la sensibilidad de captar imágenes y hacerlas palabras. Lo he leído dos veces, una en un sofocante día de agosto y ayer mismo. Con poca distancia, en un reencuentro para anotar citas, como arroyo al que volver a por calma, una silueta que se me antoja serena, despejada y simplemente hermosa. 

"¿Te imaginas una vida tan simple que un puñado de arroz o un cacillo de agua potable es a veces la cosa más preciada y hermosa que uno puede esperar de la vida? Y piensa también de cuántas maneras distintas se podía reaccionar a esa realidad. Un hombre podía asesinar por ello, otro escribir un poema. El misterio de la existencia de los individuos, el quid de la cuestión, está en el fondo de esa reacción. Es lo primero que tienes que saber."
Jan Belnsdorf (Mi nombre es Sei Shônagon)

Reseña de Norah y afectuosos agradecimientos 

56 comentarios:

  1. Me quedo con lo de "necesidad de posesión", que es justo lo que me acaba de entrar tras leer tu reseña. Así no acabamos nunca... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca, esto es un no parar, esta vez solo seguí la cadena :P
      Un beso

      Eliminar
  2. Si me hablas de tangram entonces me conquistas. No conocía el libro, ni siquiera lo había visto en el blog de Norah, pero lo que dices de él seduce. Esa doble lectura es un punto a favor. Lo tendré en cuenta. Besos madrina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah ¿si? vaya, no sabía de esa debilidad tuya ahijada.
      El libro lo reseñó Norah hace algún tiempo, bien apuntado estaba, que como me hago mayor si no apunto, no recuerdo, jeje. Anota!
      PD: Este finde voy a nuestro "punto de encuentro" aviso para luego no darnos con la sorpresa :D

      Un beso ahijada

      Eliminar
  3. Ay, me llama mucho la atención este libro que no conocía. De conversaciones salen buenísimas recomendaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como quien no quiere la cosa surgen títulos que pueden ser un acierto pleno :) y yo recopilo de todas partes.
      Un beso

      Eliminar
  4. Me encanta la ambientación, esta se viene directa a mi lista si es que no la tenía ya.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se diga más, que se instale en la lista y espere turno.
      Besos

      Eliminar
  5. Ya le comenté a Norah en su momento que, si la recomendación venía de su mano, a mis pendientes iba de cabeza. Con tu re - recomendación, reafirmo mis ganas de adentrarme en esta historia, aunque no sé cuándo le llegará su y momento. Como me gusta mucho el tangram seguro que lo paso bien imaginando las formas y figuras que configuran la novela. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que conociéndola... si se pone muy recomendadora mejor hacerle caso. Esto fue un aviso recordatorio "Sei Shônagon está en la tienda de los inciensos...." pasen y lean. Son pasajes, que entiendes muy bien, cada cuál cuenta un retazo de su vida y al final los ves todos, ea! ya sabes, a jugar!
      Un beso :)

      Eliminar
  6. Este me lo leo seguro. ¡ Me fascina lo oriental!, en especial Japón.
    Gracias por la recomendación.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si? Ah! Pues mira, entonces te llevas una buena muestra, de Japón he leído menos, así que estaré atenta a tus propuestas. Gracias a ti.
      Un beso

      Eliminar
    2. He puesto alguna entrada en el blog de temática oriental. Si te interesa, tendrás que buscar porque son entradas antiguas. Pero pondré más.

      Besos.

      Eliminar
  7. Vaya, pues me ha convencido el libro de Norah ;-) Se desprende mucha belleza y delicadeza de la historia que nos presentas. Me lo llevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Creo que lo disfrutarás, delicadeza no le falta y es bonito, a ti creo que te puede gustar y bastante!
      Un besito

      Eliminar
  8. No lo conocía, y parece interesante, aunque no sea el tipo de novela que leo últimamente. Lo apuntaré por si lo veo en la biblioteca. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si hay suerte y anda por la biblioteca, es corto y se lee muy bien, si das con el espero que te guste. Besos

      Eliminar
  9. Yo llevo bastante descuidado el tema oriental la verdad, son libros que, no sé porque, pero no me suelen llamar la atención, ni los conocidos como Murakami, ni los que conozco como este.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres de las mías, también tengo un poco abandonado el tema oriental, me llama porque es una cultura que puede ser fascinante pero luego leo muy poco y postergo opciones. Con ello añado que tampoco he leído a Murakami, no sé si me gustaría y ahí sigue en la lista.
      Besos!!

      Eliminar
  10. Ains!! Me resulta imposible apuntar tantos y tantos títulos, jaja.

    A mí también me pasa eso que dices que apuntas muchos títulos pero reconozco que después no me suelo preocupar en buscarlos y son muy poquitos los que termino leyendo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, apuntar apunto hasta el infinito. Después leer, como comprenderás, muchos menos de los que el ansía me pide. Eso sí, cuando alguien me recomienda mucho un libro y es de los que podrían gustarme, sí que me animo a buscarlo y a veces hasta se salta puestos.
      Besos!!

      Eliminar
  11. Es uno de esos títulos que también me había anotado y entre tanto pendiente pues se había quedado un tanto en el olvido por lo que gracias por el recordatorio y viendo tu reseña tendré que subrayarlo bien ahora para que no se me vuelva a pasar
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pasa con frecuencia, unos libros desbancan a otros y se pierden. Tengo cierta debilidad por como digo, los muy recomendados por alguien o por los que son menos conocidos. Siempre tengo la sensación de que podría ocultarse algo bueno y no quiero perdérmelo :)
      Un beso!

      Eliminar
  12. Tomo nota, me parece una historia fascinante y todo lo que tenga que ver con Oriente me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía tu encanto por Oriente, me viene bien saberlo porque yo me adentro poco por esos libros, me gusta la cultura, me asombra y me tienta pero luego no sé muy bien el porqué pero leo menos de aquellos lares.
      Un beso!

      Eliminar
  13. Me parece que este es de los míos, me pasaré a releer la reseña de Norah ahora mismo pero lo que cuentas me gusta y bastante. El párrafo elegido es del tipo de los que me suelen estar rondando por la cabeza varios días y ahora estoy en racha nipona, he leído a Mishima y ahora estoy con Murakami. A la lista que va. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sigo a pies juntillas lo que me dicen algunos blogueros y como Norah no es de las que regala puntos si dice que hay que leerlo, pues lo leo. Obediente que es una.
      Lo de la simplicidad vital y las decisiones es un debate eterno :)
      A Murakami no lo he leído, otro de esos que miro desde la lejanía en vista de opiniones dispares.
      Un beso :)

      Eliminar
  14. No me digas más, la tentadora infernal (o como quiera que la llaméis) eres tú, ¿verdad? Japón, Alfaguara, una historia sencilla, una recomendación de Norah y tu reseña. Mi cerdito de barro ya está temblando.

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí se disputa el título, nos echamos la pelota para descargarnos culpas unas a otras. Todo cargo conlleva responsabilidad, así que seguimos lanzando.
      Veo que ese cerdito tiene los días contados, además, hoy un libro a juego con tu receta se desliza como el kimono adecuado para la ocasión :D

      Un besito Dorothy

      Eliminar
  15. No recordaba haber visto más reseñas, me lo apunto con reservas, porque comentas que es una historia sin complicaciones, un libro sencillo, pero de la lectura global de la reseña no saco esa conclusión, asi que esperaré antes de decidirme, que hay tentaciones que me pueden más, algunas inducidas por tí también :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg y sus reservas, vamos a ver, que sencillo es pero no es una historia lineal, sino que va saltando en los recuerdos de nuestra Sei Shônagon, nada que te vaya a desorientar en exceso, ni requiere una capacidad inmensa de lectura (que lo he entendido yo!) Otra cosa es que en el ranking te llame más o menos, ahí ya tu miras con calma, eso sí, el que te dije es Meg total!!
      Besotes

      Eliminar
  16. Ays, cuántas tentaciones vemos en un solo día... Y tu reseña es una más. Y no tengo más remedio que apuntar este título, junto a otros tantos que me gustaría leer. Pero ya no sé si hay vida para leer todos ellos. Pero si la tengo, ten por seguro que este libro va a caer.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, un irse de tiendas con el bolso vacío y volver con el mismo repleto pero de ganas. No sé si hay vida pero sí que a veces es cuestión de alineación, encuentro o coincidencia. Que sea lo que tenga que caer.
      Besitos!!

      Eliminar
  17. Ay, Marilú, qué tentación, y con la lista de pendientes que tengo, que en realidad es una de deseos... Lo bueno es que la lista siempre permite nuevas adiciones ;) Gracias por la recomendación.

    Besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pendientes, deseos ¿son sinónimos? casi que sí ¿verdad? En la lista cabe todo lo que puedas y más, luego, en el día a día pues e va leyendo con calma y disfrutando, que es lo mejor.
      Un besito :)

      Eliminar
  18. Qué calladito te lo tenías!!. Apuntada con incienso y fuego. Lo oriental está de moda (Ana Botella dixit).

    Como nos de por releer libros recién leídos la hemos líado, abuela.

    Una reseña fascinante, cuando he querido darme cuenta estaba leyéndote con el kimono puesto y un par de lápices sujetando una melena inexistente en una prieta pelotita en mi cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No dije que lo había leído? Fue en Agosto y ayer, fruto de mi enfado monumental con el señor del matrimonio.
      Temporada oriental ON, ahora me quedo con ganas de más, pero resistiré y continuaré mi hoja de ruta del mes (que para algo la he hecho, narices!) Releeremos como el loto y el bambú, es decir de forma exótica, un de vez en cuando.
      De verdad que contigo no puedo evitar reírme, sayonara baby! (vale, quedó muy terminator, es que no sé idiomas orientales :P)

      PD: No sé de donde lo has sacado, ni lo que significa con exactitud pero no cabe menos que ponerlo

      吻吻吻 Besitos

      Eliminar
  19. A ver, que os conozco a todas... y me apunto casi todo lo que decís. Menos mal que ese día no estaba yo por twitter.
    Olores en palabras, me dijiste el otro día. Imágenes en palabras, me dices hoy...
    Me caes mal :-P
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es cuando digo eso de... me encantan que los planes salgan bien... (hoy estoy muy audiovisual) ya es martes (mejor)
      En esas conversaciones nos dejarías fundidas ¡ah, no! si ya lo haces a diario! :P
      Yo también te estimo mucho :D
      Besos

      Eliminar
  20. Abu...qué reseña más emotiva. Me ha gustado tanto como ese libro que ya he leído varias veces, es como una mantita en invierno para dar calor, a qué sí? y ya podía existir una tienda de esas. Cuando vi el título de la reseña me eché a temblar, pensé: anda que como no le haya gustado.. Pero creo que eso sería casi imposible con este libro. Qué ganas tengo de encontrar otra lectura así.
    Besitos de nieta flotando en una nube de incienso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mantita estupenda, estaba muy enfadada con un tipo al que guillotinaría sin miramiento alguno. Leí el libro pero en verano, ya sabes, manta y calor no combinan, total, volví a la tienda porque soy muy de aromas y esas cosas. Allí estaba Sei Shônagon y en cuatro piezas me sentí reconfortada.
      Seguiremos el sendero de los libros manta, que queda algo cutre dicho así (como de mercadillo) pero que nos arropan como pocos.
      Besitos desde mi nube

      Eliminar
  21. Curiosa la asociación con el tangram. La ambientación tiene buena pinta y además, aunque me gusta casi todo lo que huele a oriental, se me resiste bastante el tema si hablamos de literatura. Podría ser una buena opción para romper la mala racha :P Y además, esa segunda lectura en modo rastreadora de citas es convincente. Un punto de especial tiene que tener.

    Un beso en pre-cena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, no sabía que en eso andábamos cortados con el mismo patrón, me llama la ambientación pero luego me animo con pocos literariamente. Te diré que en parte es por si no me entero de nada y me quedo flotando en los hojas del loto, en fin, esta es una aproximación que me ha gustado e incluso, animado a seguir la senda.

      Un beso pequeño saltamontes (jajaja)

      Eliminar
  22. Oriente no me llama mucho la atención, la verdad. En esta ocasión, a pesar de una reseña tan bonita, lo dejo pasar
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dejemos Oriente en su lado del mapa y a otra cosa :) Gracias LIM.
      Un beso

      Eliminar
  23. Con lo que me gustan a mí las novelas ambientadas en Japón, la apunto de cabeza.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh! Pues si eres de esas, no cabe duda, déjate caer por la tienda de los inciensos :)
      Besitos!

      Eliminar
  24. Me lo regalaron en inglés hace años...lo estoy viendo desde aquí. Después de tan bella y completa reseña, cómo no lo voy a leer ?

    Ésto es un sinvivir, un ansia viva de libros XDDDD

    Un besazo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En inglés! Vaya! eso quiere decir que podrías leerlo sin problemas.
      Si lo tienes a mano, no lo dejes sin asomar, es bonito solo el paseo.
      Muchas gracias!

      Esto nunca acaba, se lleva como se puede :D
      Un besote :)

      Eliminar
  25. Pues nada, avalada por Norah y por ti se convierte en "imprescindible". Ya os contaré qué me parece y a cuántos se la he recomendado...
    Voy a necesitar por vuestra culpa un sueldo para la hipoteca, otro para vivir y un tercero solo para libros!!! me vais a volver loca,
    Un beso.:)))))

    ResponderEliminar
  26. Si sé que tendría que hacerme Twitter... ais la de cosas que me pierdo... U.U
    (apuntado!)

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola preciosa!

    Las novelas ambientadas en Oriente que he leído se pueden contar con los dedos de la mano, pero hasta el momento, ninguna me ha defraudado (y mira que al principio era reacia al estilo ...)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  28. Yo, antes vivía más tranquila. Husmeaba en las librerías, funcionaba el boca a boca, estaba pendiente de la publicación de algunos autores... y siempre me sobraban títulos entre los que elegir. Ahora es una locura, ya no sé como marcar las preferencias, si con estrellas, subrayados, sublistas de imprescindibles, de urgentes, de indispensables... imposible vadear este oceáno. Pero intento que las joyas no acaben perdidas entre los pliegues de las listas eternas. A veces las historias aparentemente sencillas pero bien escritas son un auténtico lujo y tu reseña me hace pensar que esta novela de hoy es de esas. Aún no sé en que lista acabará encuadrada pero me la llevo sin dudarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. No lo conocía y no me importaría leerlo. Me quedo con algo que me ha llamado la atención: es cierto que ves algunos libros que a ti no te gustarían pero sí piensas que a otra persona sí. Me encanta cuando sucede eso porque suelo acertar :)

    Bsos.

    ResponderEliminar
  30. Pues a la lista de cabeza. La ambientación oriental es uno de mis puntos débiles y todo lo que has contado me ha llamado la atención. Voy a investigar un poquito, porque no conocía ni título ni autor.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  31. Este queda apuntado.Gracias.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)