domingo, 7 de septiembre de 2014

#36 Cajón desastre... hito...


Ha sucedido. Me lo venías diciendo, la recomendación era sincera pero ya me conoces, tozuda hasta para el avance. Se terminaron las luchas a brazos partidos. El tiempo ahora rueda. ¡Lo compré! Esta semana mismo, los niños del barrio gritaron eso de: ¡Que le das a la SEÑORA! y sentí ganas, sí, de darles a ellos, no precisamente caramelos, mejor manzanas, saciantes, nutritivas y envene... ¡no saben lo que hacen! eso es lo que me digo pero con el carnicero cero clemencia, que la réplica de ¿algo más, SEÑORA? me tiene hasta las hamburguesas, las que llevan todos esos conservantes, colorantes ¿has visto que ahora están de oferta las de espinacas? no me enredo, al entrar al portal me llevé una grata sorpresa ¡había llegado el catálogo de Ikea! ays, pequeñas cosas que te hacen la vida más fácil, no es el eslogan, me refiero a mirar las paginitas e imaginarte escenas, que siiii... que no todo el mundo se monta mis películas. Por cierto, menos mal que va pasando el verano que entre la cartelera y mi coctelera este año menudo cacao, debería ponerlo en la lista, chocolate a la taza ¡castañas ya mismo! A todo esto que cuando subí, catálogo en mano y rodada primera se planta mi hermana delante y me dice que si vamos a ver la peli de Mononoke, al parecer hay un pase en el cine a tan solo 3.50, esto es para celebrarlo, digo el precio no la propuesta porque me quedé dudando al menos ocho segundos, el tiempo justo para que una gota de anime puro se posara en mi frente -¿Mono qué? 

Mononoke, el Japón medieval, la lucha entre los guardianes sobrenaturales de un bosque y los humanos que, cómo no, necesitan sus recursos... y yo un trago, me dije y lo hice. Tomé la jarra Brita y un vaso, de agua, fría ¡menos mal que me decidí a comprarla! la de garrafas al peso que me he ahorrado pero por eso te digo ¿por qué he esperado tanto? bien... bueno, supongo que me sigue haciendo ilusión abrir la puerta al promotor de adsl que tan espléndido, educado y atento me pregunta: ¿Está tu madre? y yo, en señal de solidaridad y pleitesía le digo: No, ha salido, mientras una aureola nimba mi cabezita con más de treinta. ¡Tiene su punto!...la anécdota, ya sé, yaaaaaaa, que se acabó el jueguecito de pasar por una chavala, oye, pero no reniegues, hace gracia, te estoy viendo y me río. Menos Nuria, todavía no me ha perdonado que el técnico del frigorífico dijera que le había abierto su hija. Es que fue muy bestia, el señor precisaba lentillas, a fin de cuentas no nos llevamos tanto. Y ahí mismo, en el frigorífico, puse las cosas, incluida agua de coco, si dices que está bueno habrá que probarlo y tras situar cada producto en su respectivo lugar me quedé contemplando. El carro. Pues no parece ni de mayor, casi es como una mochila de ruedas, no, por supuesto que no escogí el de cuadros ¡que tengo carro! me ha costado pero me rindo al hito y abajo el mito. Se va estupendamente, me pregunto a qué tanta resistencia, que si lo llego a saber lo compro antes... en fin, que si no fuera por estos ratos...


Dedicado a Lupi, sus sabios consejos y mis tropecientas neuras

26 comentarios:

  1. jejejej. Curiosas anécdotas. La mayoría de las veces me confunden con alguien más joven, y en mi trabajo eso no es muy bueno que digamos (soy profe). Pero lo que me remató fue que con menos de veinticinco años ( hace rato ya) un niño me llamara señora. Casi me da un patatús. En fin, cosas de la vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí cuando hacíalas practicas del Cap no hace tanto me confundieron con una alumna (será también por tamaño) pero ahora cada vez que me llaman señora me matan.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj! No soporto que me llamen señora, pero últimamente pasa más que antes... Eso indica que los años no pasan en balde, no? Menos mal que dicen que los 30 son los nuevos 20... 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Es que esa primera vez que te llaman señora marca... Luego ya te conformas, qué vas a hacer, si el tiempo pasa... Y que pase, que pase...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí, lo de señor/a las primeras veces es como una daga, yo estoy empezando también a ensayar mi mirada de "vuelve a decirlo y te mato" ante la proximidad del momento xD A mí siempre me han solido echar más edad de la que tengo, debe ser cosa de las dimensiones. Con mis 17 no me pedían DNI ya en ninguna parte. Sus ventajas tiene también, oye :P

    Besotes con té de domingo, sin fórmulas de cortesía!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, lo que me he podido reír.
    Yo cuando voy al mercado también llevo el carro, pero siempre me ha parecido de señoras mayores, no sé por qué.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja.
    No te preocupes lo del tiempo, ya lo dijo Einstein, es muy relativo. Depende de la edad del que te lo dice o de su grado de deficiencia visual, en eso llevas toda la razón. Yo te veo hecha una niña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. La primera vez que me dijeron señora... lo recuerdo y me da escalofríos, no importa cuánto te mentalices, nunca estás preparada para eso ;) Pero luego hasta le encuentras el encanto, eso sí.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Señora y carrito de la compra parece que van unidos.Yo solo lo llevo cuando voy a coger leche (que pesa mucho y son enclenque) y siempre pienso que con lo comodo que es, deberia sacarlo mas y dejar descansar a mis pobres brazos. Creo que la primera vez que me llamaron señora un niño, y aunque no me suele pasar a menudo (aparento menos edad de la que tengo realmente) me repatea que me traten de usted sobre todo si la otra persona es mas joven que yo.Me hace sentir vieja... ¡y me esta costando muchos litros de agua no tener una sola arruga! Besos y feliz noche de domigno

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja! Será el carro, sin duda!

    ResponderEliminar
  11. Pues anda que lo de Caballero, que nos toca a los chicos... Dan ganas de decir, no, no, si vengo en coche, no tengo caballo, de todas formas aún no me ocurre, hasta cuando tengo alumnos me tutean. Y cómo quieres que lo traduzca, profe? - mmm, quiero que lo traduzcas bien.... Es que esta juventud de hoy en día.... Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Como echaba de menos los cajones desastre... me han encantado tus anécdotas y coincido en lo que cuesta acostumbrarse a que te digan señora, ay qué dolor! lo de está tu madre me ha recordado a una vez que me ocurrió algo similar, pero a mí me preguntaron que si estaban los señores de la casa y yo me quedé a cuadros :)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay, qué monísima! Me encanta eso de "¿está tu madre?" Un besazo le daba al señor del adsl, vamos. Y más después de la crueldad de los niños y la señora. Por cierto, La princesa Mononoke, es un caramelín :-))) Besos y feliz semana, que te la has ganado!!

    ResponderEliminar
  14. El catálogo de Ikea es un regalo, yo lo disfruto como si me leyera un libro de aventuras, despierta mi imaginación que no veas. Como hace tiempo que me dicen lo de señora he cambiado de estrategia, ahora opino que la expresión "señora" está infravalorada. No es la edad, es que das respeto, ya te ven sabia, con experiencia, y entonces te dicen "señora" como quien dice "majestad" o similar.
    ¿Cuela?
    El carro es bálsamo para la espalda, el mío es muy chillón y nada discreto. Como tú dices: una mochila con ruedas ;)

    Besos (luneros, que no festivos por aquí)

    ResponderEliminar
  15. Coincido con Ana en lo de señora como señal de respeto y educación. A mí nunca me ha molestado, prefiero que me digan señora a señorita. Bueno, que te voy a decir... ya sabes... (cuando yo era joven... ;). Por lo demás, no te veo en el papel, y es que sigues siendo una chavala!

    ResponderEliminar
  16. Voy a entrar aunque hace mucho que no lo hago, pero en estos tiempos de escasez que te dediquen un cajón desastre es todo un honor.
    A que me llamen señora estoy acostumbrada, es que es lo que soy, una señora estupenda.....jajajaja. Y lo del carro que dilema no se que es peor si venir cargada o subir tres pisos sin ascensor y con carro, claro que si encontrara uno como los del mercadona igual me lo pensaba (no me puedo creer que mercadona no este en el diccionario, si controla nuestras vidas y nuestra alimentación, entre mercadona y google que mas necesitamos?).
    En fin un cajón desastre muy gracioso y ocurrente y con tu permiso voy a terminar tu frase, como dice nuestro amigo pppa " si no fuera por estos ratitos y los del water".
    Que tengas un bonito lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Google y Mercadona es un hecho casi consumado o consumido.
      Hasta que no lo solté no paró de rondar la idea de este post, dicho sea de paso un desvarío (mezcla ficción y realidad, ya sabes donde está el límite) eso sí, sostengo la mítica frase de pppa que no la terminé porque me faltan años para desvergonzarme jajajajajaja.
      Me has sorprendido, gracias por venir, sí :-)
      Besos

      Eliminar
  17. Yo recuerdo que hace unos tres años (a punto de cumplir los 20) fui como voluntaria al Salón del animal abandonado el día en que llevaban a los colegios a ver los animales, y hubo un niño que le preguntó a su profe "¿por qué hay una señora ahí dentro, con los gatos?". La verdad es que me hizo bastante gracia xD
    Como siempre, disfruto mucho con tus cajones desastre.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  18. Jajaja, a mí hace poco que me llamaron señora por primera vez. Fue el año pasado, bajaba en el ascensor disfrazada de ejecutiva agresiva para una presentación de mi master, y se abrieron las puertas en otro piso. Allí estaba un criajo de cuatro o cinco años esperando en el descansillo que me miró y chilló "mama hay una señora dentro del ascensor"... Me dieron ganas de cerrar la puerta y dejarlo ahí con la palabra en la boca jaja, pero bueno ya lo he superado.
    Me pasa más que me tomen por una cría porque visto muy informal y soy muy poca cosa ^^
    Una entrada muy divertida :)

    ResponderEliminar
  19. ¿Tiene hora SEÑORA? y Tú, hijo, ¿tienes dos dedos de frente? ¡Ay! Eso de que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad es muuuuy doloroso :(. Yo también tengo carrito, no es de cuadros, por suerte, pero es de SEÑORA. Ya lo tengo asumido, soy SEÑORA oficial y lo llevo con mucho arte ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajaja A mí hace tanto que empezaron a llamarme señora que no me quedó otra que asumirlo, pero al carro aún no me he apuntado, todo se andará.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. También ponen Mononoke?? están que lo tiran!! Japo power!! Bueno, yo prefiero no recordar los "señora" que llevo acumulados, menos mal que los más peques no entienden de eso :-P Tiempos de incertidumbre, no sé si los peques seguirán estando a mi alcance, ya te contaré a la vuelta. Besos festivos.

    ResponderEliminar
  22. Asomarse a estas entradas es como zambullirse desde un trampolín a la piscina de ideas de tu cabeza jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Vaya si corre! Yo ya ni me acuerdo el cómo y el cuando pasé de chica a señora ¡y sin carrito ni nada! Supongo que hace tiempo que dejó de preocuparme, es lo que tiene el tiempo, que además de correr mucho va echando unas cosas encima de otras y cada vez se pierden más por los rincones, por eso Ikea y sus ideas de almacenaje me vienen de maravilla, por cierto, hoy he visto por la calle un carro lleno de catálogos nuevos y he estado por avalanzarme ¡porque por mi casa aún no lo han repartido!
    ¿Mono qué? :))

    Besos

    ResponderEliminar
  24. jajajajajajajajajajajaja :")))) Si no fuera por estos ratos.... Precisamente por ratos como este merece la pena, y mucho muchísimo, el regreso a la conexión, a la rutina, bendita rutina!!!!
    Gracias por arrancarme una sonrisa en un lunes lluvioso, caluroso y bochornosamente insoportable.
    Un besazo, guapísima!

    ResponderEliminar
  25. Ohhh qué bonito y que clarito nos has pasado por el morro tu juventud :-P
    Aún recuerdo cuando me decían señora y me ofendía y respondía "Eh, que soy señorita, que mi trabajo me cuesta dormir solita" Hasta que un señor de bigote me dió su número de teléfono por si quería solucionar esa parte. En fin... mala frase como defensa, y mal ejemplo, lo sé.
    De todos modos tranquila, con el tiempo te acostumbras al señora, a que te cedan el asiento en los autobuses... y a que te traten de usted. Sí, es lo que tiene la edad... ya lo irás viendo, ya.
    Por cierto, eso que veo entre naranjas no será una cana!
    Besos

    ResponderEliminar

A comentar!! :)