martes, 18 de noviembre de 2014

El cerebro de Andrew (E.L. Doctorow)

El cerebro de Andrew (E.L. Doctorow)
Roca editorial
176 páginas

Me fascina el cerebro, a todos los niveles, desde sus núcleos, hasta sus derrames hormonales, laminado en portaobjetos, aberturas en la duramadre, aquí está el lenguaje, aún no se ha descubierto qué controla qué, por causa de ello tiene delirios alucinatorios, se ha descubierto que la estimulación perinatal favorece las conexiones sinápticas en un tanto por ciento que… una máquina fascinante, un motor del que no tenemos todo el dominio informativo, ni consciente, enigma tras enigma, ad finitum. Por eso decidí leer El cerebro de Andrew. Abrir en canal mis meninges y dejarme narrar.

Andrew parece divagar entre distintas imágenes sobre humano y divino, en el caso de que existiera (él se rige por las teorías de lo refutable) y empieza por lo más cercano, ex, hija y fallecida esposa. Se presenta en la puerta de Martha (ex) con el bebé en brazos pidiendo ayuda, no puede con la situación, no sabe cómo hacerse cargo y Briony, madre de la criatura, partió sin retorno del mundo de los vivos. El actual marido corpulento de Martha arrincona a Andrew con la palabra Simulador, así como le señala como responsable de algunas desgracias. 
Martha era ser, Briony devenir
Facilita la tarea el minimalismo en la narración y lo embrolla una retahíla de pensamientos que rozan la anécdota delirante, voces insonoras, existencialistas, pragmáticos, Mark Twain y alguna canción americana de antaño. Captamos la historia, una de amor, bonita, y desmantelamos la culpa para hablar de conciencia y de alma como dos entes donde la filosofía se hace novela pero gobierna el científico cognitivo. Una personalidad voluble abocada al escepticismo y dirigida a la pregunta de si esto tiene algo que ver con el alma. 

¿Cómo puedo pensar sobre mi cerebro cuando es mi cerebro el que está pensando?

En definitiva escarbamos en las profundidades del ser que dicho así suena a rollazo del bueno. Pese a la dosis de agua oxigenada que parece destilar la historia, también hay sentimientos retrepados en las circunvoluciones de lo que venimos conociendo como: buscar responsables.

En realidad el protagonista de esta novela ya lo dice el título es el cerebro de Andrew que busca darse una explicación desde los cimientos y para ello recorre lugares y recuerdos que hacen al lector cuestionarse la verosimilitud de tales espacios. No hay modo de conocer los hechos objetivamente porque el cerebro, como ya decía, siempre es un enigma. 

Esta voz cerebral se diserta e interrumpe por un supuesto interlocutor, analista, psicólogo, psiquiatra ¿o él mismo? Doctorow ofrece el margen de esta primera duda para después ir apisonando con todo el equipo y proyectar otro tanto de cuestiones. Con un ocurrente final donde hasta la política encuentra cabida y un párrafo que se queda grabado a fuego en mi cabeza. Novela que no acaba cuando cierras el libro. No se me ocurre mejor razón para leerla que esta.

Y por lo tanto no tenéis nada a qué agarraros, nada a lo que adherir el pensamiento, ninguna imagen, ningún sonido, ningún olor, ninguna sensación física de ninguna índole. No estáis en un lugar, sois el lugar. No estáis aquí, estáis en todas partes. No estáis en relación con nada más. No hay nada más. No hay nada en lo que podáis pensar salvo en vosotros mismo pensando. Estáis en la profundidad abisal de vuestra propia alma.  
La felicidad consiste en vivir en la cotidianidad de la vida y no saber lo feliz que uno es. 

37 comentarios:

  1. No me lo voy a llevar. No me termina de atraer. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este libro que nos traes hoy Marilú no lo conocía pero es de esos que no me llaman demasiado así que creo que este lo dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí es un tema que también me fascina.

    ResponderEliminar
  4. Mmm... no sé, no sé. Esto del cerebro también despierta mi curiosidad pero siempre lo he visto como un tema complicadísimo, a parte de lo poco que aún sabemos de él. Superior a mí en cualquier caso. Aunque es verdad que ese minimalismo en la narración, esa historia parelela y ese poso de reflexión que comentas que deja al final me animan más. Y además es de los breves.

    Besotes con dudas!

    ResponderEliminar
  5. Debo de estar espesa, pero creo que este libro no es para mí. Lo veo demasiado complicado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Buf este no es para mí lo dejo pasar. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho esa última frase sobre la felicidad, la comparto totalmente: la felicidad está en lo cotidiano, sin duda. Pero en cuanto a la novela, que conocí allá por la segunda edición de Mugs and Books (¿Te acuerdas de la excelente foto de Lecturalia?), de momento la dejo pasar. Bss

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con esta frase: "Novela que no acaba cuando cierras el libro". Me gusta y me deja intrigada, ajajaja. No sé si el cerebro de Andrew me fascinaría, pero es un lugar tan interesante para estudiar, con tanto por descubrir... es inevitable no sentirse tentado de echarle un ojo ;)

    Un besote hermosa!!

    ResponderEliminar
  9. También yo me hago continuas preguntas sobre el cerebro y su funcionamiento, si será cierto eso de que aprovechamos una mínima parte de su capacidad, me pregunto donde se generan los sueños, donde residen los sentimientos, si todo puede explicarse en función de los impulsos eléctricos neuronales... En fin, muchísimas preguntas, pero no me acaba de apetecer asistir a la disertación de un cerebro y a sus revueltas. Creo que ahora mismo prefiero algo menos reflexivo, màs palpable. Leer sobre hechos más que sobre pensamientos, que no está mi propio cerebro para metafísica.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Un libro curioso, no sé si me gustaría o me resultaría algo denso. A mí también me fascina el cerebro, sobre todo en relación con el comportamiento de las personas. Por ejemplo, el tema de las enfermedades mentales y su origen tanto psicológico como fisiológico siempre me ha intrigado. Me quedo, al menos, con el título.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Hola, Marilú, curioso libro el que nos traes hoy, y aunque no termina de llamarme, cosa rara, tampoco lo descarto, a lo mejor y me encuentro con él un día de estos y me animo a llevarlo conmigo ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. este me lo llevo a la lista. A mi también me chifla todo lo que tenga que ver con el cerebro y su funcionamiento. Si en algo se parece en su humor a Mark Twain, pues conmigo gana varios puntos ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  13. Ay qué alivio ! El libro de hoy no me atrae... ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me has mareado, abu. Uf, demasiado denso para mí ahora que tengo la cabeza llena de catástrofes aéreas, infortunios varios y desgracias múltiples (ya te contaré). No sé yo si la neurología y sus diversas ramas irán muy de acuerdo con este libro, yo con lo que no comulgo es con lo de no saber cuán feliz se es,vamos que para no enterarnos...vaya gracia.
    Besotes de nieta a borde del colapso

    ResponderEliminar
  15. No termina de llamarme y mejor no agregar a mis estanterías. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Normalmente, cuando termino de leer una reseña, me hago una idea de si el libro podría gustarme o no. Pero en este caso me he quedado totalmente descolocada. No sé si me encantaría o no sería capaz de pasar de las primeras páginas...
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. El tema me llama mucho, será deformación profesional, besotes

    ResponderEliminar
  18. Y yo que me paso la vida escarbando en las profundidades del ser y me encanta. Y también me encantan los cerebros, todos y cada uno de ellos, me vino la afición por la neurolingüística, no, si ya te digo que el mío no anda muy bien del todo. Este Doctorow se me ha escapado y voy a por él corriendo como una liebre. Besos :)

    ResponderEliminar
  19. Hoy respiro aliviada. Hoy no me lo llevo a la lista, que aunque el tema es interesante, no me veo leyendo sobre él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Me tengo que sumar a la plebe chica, raro el libro, rara la reseña, raro todo, y mira que los fragmentillos me han gustado, pero no lo veo yo, no :-) Un besote!

    ResponderEliminar
  21. Creo que yo ando muy limitado ahora mismo y si en lugar de agua oxigenada te comentara que lo mio es alcohol de 96 creo que sobran las palabras

    ResponderEliminar
  22. No lo conocía, pero me parece interesante y me gustan los fragmentos que has puesto. Además me encantan las novelas que no acaban cuando cierras el libro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me interesa mucho de lo que trata pero me tira para atrás el embrollo ese que señalas, así que no sé que hacer con esta novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Estoy un poco como Enzo. El cerebro me fascina y los fragmentos que compartes me gustan mucho pero si va a ser muy enrevesado... No sé, esa idea de que el libro no termina cuando lo terminas creo que es la que finalmente me empujará a darle una oportunidad :)
    Un besin

    ResponderEliminar
  25. Plas, plas, plas, plas
    Me ha encantado leerte. El libro es... toda una experiencia. De esas que paladeas y te dejas enredar mientras estas deseando volver a él o lo piensas en la cola del sup... digo... de la bilbioteca, eso. Es difícil despegarse de lo que vas leyendo y más aún quitarse la sensación de encima de estar ante algo realmente bueno.
    Vamos, que tienes buen gusto, forastera (no por nada, sino porque yo tengo un gusto excelente y a mi me gustó)
    Besos

    ResponderEliminar
  26. No lo conocía como casi siempre xD pero este si que me ha gustado, me atrae mucho el tema del cerebro y me parece original la perspectiva.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Uff cerebros.. se ven cada uno, bueno, o se intuyen jejeje. El tema me parece fascinante pero no sé yo si el de Andrews me gustaría conocerlo. Lo miraré madrina porque no sé yo si... Besitos.

    ResponderEliminar
  28. Creo que con éste no me animo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  29. Me gusta la temática, me arriesgaría al embrollo...tomo nota, un beso.

    ResponderEliminar
  30. Por lo que dices me parece un poco denso, ¿no? No creo que me anime...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Se me ha cruzado más de una vez y confieso que, en todas, he mirado para otro lado. Tengo la sensación de que necesito mucho tiempo y un "cerebro" despejado para hacerle frente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  32. La escena de un joven viudo con un bebé en brazos es entrañable y más verosímil hace unas décadas de lo que tenderíamos a imaginar. A Martha, la ex, menuda papeleta. Y a la vez, un privilegio. Si le quiere, yo les aceptaría con los brazos abiertos. Y diría que tu también :)
    También me quedo con el mensaje subyacente: ese apego a la cotidianidad. Es en el día a día, donde nos aguardan momentos felices. Porque los sueños, sueños son. Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Muy interesante el libro y los cerebros, me has dejado con ganas de cotillear esta novela.
    Besitos

    ResponderEliminar
  34. Ainss.... el cerebro, la mente, el alma... Voy a intentar no desbarrar mucho, porque creo que será mejor. Y bastante tarde llego como para dejar aquí un despropósito de pensamientos a la deriva :)

    No estamos, somos. Y yo me creo que eso, esta frase, es la esencia del libro. Te lo contaré cuando lo lea. Ahora mismo ni leo ni comento, pero retomaré...

    La reseña es magnífica, enhorabuena.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
  35. Me sumo a la tónica general: no me llama la atención este libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. El año pasado mi librero me regaló una antología de Doctorow a la que aún no le he hincado el diente por desconocimiento: apenas sé nada del autor, aunque últimamente empiezo a saber más de él. Me gusta lo que cuentas aquí, así que me animaré a iniciarme con el autor con ese libro que tengo pendiente. 1beso!

    ResponderEliminar
  37. No sé, guapísima. Me fascina el cerebro y sus conexiones, el lenguaje y la psicología, pero... este libro no me parece tan atractivo. Creo que lo dejaré pasar para alivio y regocijo de mi infinita, ;).
    Besicos

    ResponderEliminar

A comentar!! :)