lunes, 11 de mayo de 2015

El despertar (Kate Chopin)

El despertar (Kate Chopin)
Editorial Cátedra
296 páginas

Comentaba con Meg esos arrebatos que te hacen coger un título insospechado sin más motivo que porque sí, pues porque sí es lo que me llevo de esta novela.
La Sra. Pontellier no era dada a hacer confidencias, un atributo ajeno a su carácter hasta ahora. Incluso de niña había guardado para sí misma su vida infantil. Muy pronto había aprendido a vivir esa dualidad vital de forma instintiva: la vida externa que se conforma y la interna que cuestiona. 

Kate Chopin antes de publicar El despertar había sido agasajada por sus contemporáneos, decían que era una buena retratista del acento, colorido y realismo de la vida sureña. Hasta entonces sus publicaciones eran relatos. A finales del siglo XIX este era el género que reportaba mayores beneficios. Pese a su interés, incluso la creación de su cuarto propio (siguiendo a Woolf a pies juntillas) Kate Chopin no consiguió vivir exclusivamente de los beneficios de la escritura. Parte de la explicación se relaciona con esta novela. 

El despertar supuso un debacle de su fama. Las primeras criticas fueron demoledoras e incluso autoras como Willa Cather mencionaban a Edna Pontellier (protagonista de la novela) como una mujer "tipo Bovary" versión criolla. Los análisis pintaban a una insensata que en pos de fantasías amorosas acometía actos reprochables, la moral imperante y las razones de fondo no ayudaban a mejorar esta visión. 

Fue muchos años después en Europa (años 50 y 60 del siglo XX) que rescataron la obra y ya en los 70 en Norteamérica, con el auge de movimientos feministas y estudios literarios de la mujer, que se reconsideraría su lectura. En el terreno literario los relatos de Maupassant suponen una influencia decisiva en ella (por sus estudios en Francia, el carácter individualista del autor, el bilingüismo y biculturalismo  de ella). 

La historia era polémica, lo que hoy no supone novedad en su tiempo sí que resultaba fuera de tiesto. Hablamos de una mujer, Edna Pontellier, casada y con hijos que un verano, a orillas del mar de Grand Isle (golfo de México) sufre una transformación, digo sufre porque, pese a que supone un nuevo despertar, liberarse de censuras y el encuentro con su ser, a ojos de fuera, se torna estrafalario. 
Edna estaba en el proceso de ser ella misma y desechaba día a día ese yo ficticio que asumimos como un disfraz con el que aparecer ante el mundo
Edna Pontellier parece dispuesta a caer en brazos de cualquiera, progresivamente descubre deseos sexuales, inclinación por el arte y formas de sentir distintas a las de la mayoría (de su género) cuestionando su papel como esposa y madre. Esas otras mujeres también se reflejan en el libro e incluso mantienen con la protagonista relaciones cordiales (y de ayuda las más próximas a su pensamiento). En principio, lo que exige Edna, es su espacio, tiempo para pasear, lugar para pintar pero las necesidades van en aumento y la disposición de su marido a satisfacerlas decrecen. Como representa el conflicto entre ambos personajes es lo que más me ha gustado de la novela. 

En la escritura de Kate Chopin nada queda al azar. Pretende ser un reflejo realista, componiendo escenas sensoriales muy vívidas. Todos los elementos que entran en juego serán de utilidad. La división en fragmentos hacen la lectura muy ágil.

Respecto a la comparativa con la obra de Flaubert, le hace un flaco favor, pese a cierta similitudes no cabe esperar lo mismo (ni por el contexto de sus personajes, ni por como se describen). El hándicap principal de El despertar es no comprender a Edna, este efecto crea distanciamiento de la protagonista. Un personaje egocéntrico y poco explicativo. Para el lector, las motivaciones se escapan, es decir, obra sin más razón que porque sí. Lo más inaudito, quizá sea su relación con los hijos, a los que posterga a un secundario papel en su vida. 

Cátedra hace una labor magnífica de documentación con un prologo que, advierto, ocupa la mitad de las páginas del libro (y lo cuenta todo). A veces no es suficiente con abrir una novela sino que o bien antes, o bien después necesitas darle contexto. Creo que esa es la mayor aportación que hace Chopin con su lectura, retrotraernos a un tiempo donde las mujeres no podían salirse de lo convencional, donde tanto lo que narra como su publicación suponen versiones paralelas a tener en cuenta. 
"En resumen, la señora Pontellier estaba empezando a ser consciente de su posición en el universo como ser humano y a reconocerse como individuo en su relación con el mundo exterior y su propio mundo interno." 
Kate Chopin (El despertar)

30 comentarios:

  1. Me ha encantado tu reseña, así que otro que va a la saca. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me parece un tema interesante, y más en la época que fu escrito. Supongo que hoy en día lo veremos todo de un modo diferente como dices, pero antes hacer eso era salirse de la norma y se mal visto... lo del distanciamiento de los hijos ya lo entiendo menos, pero en fin... cada uno actúa como le parece. Me parece una lectura a tener en cuenta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No conocía a esta autora y lo que cuentas me parece muy interesante. Gracias por acercarme este personaje y la novela!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta como escribes madri, no me llevo el título que no me llama mucho pero desde luego es un placer leerte jajaja. Un besito

    ResponderEliminar
  5. En esta ocasión no me llama nada...
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  6. Un titulo que me hubiese pasado totalmente desapercibido si no fuese por tu reseña y los apuntes que nos comentas sobre la crítica del libro y las (odiosas) comparaciones con la protagonista. Importante ponerse en situación histórica y contexto de género y cultural a la hora de abordar este título y comprender a Edna. Me lo apunto. Bss

    ResponderEliminar
  7. Es lo que tienen las cosas que tienden a romper los moldes, que suelen destronarse en el momento y comenzar a observarse y valorarse con el tiempo, cuando el prisma ya ha cambiado y hasta los más prehistóricos han evolucionado un pelín. No conocía ni novela ni autora esta vez, y creo que me llamaría más por esto que comento, por ese contexto y por lo que supuso en la época que por la propia trama en sí. Por los trazos que nos dejas, creo que me costaría un punto simpatizar con Edna. Sobre todo en esa dimensión paterno-filial, que a mí también me choca así de primeras.

    Besines con extra de café!

    ResponderEliminar
  8. Pues gracias por la reseña porque porque este libro no hubiera llegado a mi de otra forma.

    Bs.

    ResponderEliminar
  9. Me la llevo apuntada.

    Gracias por la reseña. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Tuve el libro en las manos hace unos meses y al final no me decidí. Quizá sea hora de darle otra oportunidad.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. No sé lo que quiero...por un lado sí, porque lo de perseguir fantasías está bien y siempre hay quien se anima a pasarlas canutas par que el lector se entretenga con la lectura. Por otro, la feo caprichosa e inmadura y creo que me cabrearía con ella. Y respecto a Flaubert te contaré un secreto y luego ya decidimos.
    Besitos abu returns

    ResponderEliminar
  12. Otro libro que no conocía y creo que podría resultar una interesante lectura, lo anotaré aunque creo que me saltaré el prólogo, al menos hasta haber leído la otra parte
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Claro, si es que es difícil, no sé, me iba sorprendiendo al leer la reseña... ¿a quién se le ocurre criticar que la protagonista de un libro con acento sureño padezca bovarismo? ¿Cuántos ejemplos conocemos? Empezamos por los relatos de McCullers y nos quedamos solos. Pasa que el contexto es distinto, esto da para mucho que hablar....

    Quiero comentar también esto de las novelas que al principio se hunden y luego se convierten en referentes, desde Moby Dick hasta los Reconocimientos de Gaddis, con el que vengo luchando hace un mes lol y solo llevo medio libro, bueno, que me lío.

    De todas formas, la situación de la mujer en esta época en el Sur de EEUU y en Francia era bien distinta... mira tu correo ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me llevo tu recomendación. Estos personajes tan peculiares siempre le dan mucha fuerza a las novelas, para mi gusto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Desconocía a la autora y, por tanto, el libro. Lo mismo si se cruza en mi camino siento el impulso de conocer algo más de esta historia y su personaje algo adelantado a su época.
    Con lo que comentas del prólogo de la editorial, me has recordado que cuando estudiaba BUP eran geniales estos libros porque ayudaban mucho en los trabajos de literatura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. No me importaría leerlo. No sabía nada de la autora, libro ni la polémica.

    ResponderEliminar
  17. Ya hablamos un poco de ella, y bueno, no sería la primera vez que disfruto de una novela pese a no empatizar con su protagonista. Lo que no sé es si seré capaz de admitir ese "porque sí" constante. De todas formas, me la llevo, claro. Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Creo que en muchas ocasiones no hay mejor motivo que un "porque si" y nada más. Y en este caso parece que ese impulso queda más que justificado.
    Sin embargo, a pesar de tu buena impresión no siento yo predisposición hacia esta novela, o quizá sea la protagonista, el caso es que de momento no creo que me haga con ella.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Pues a pesar de tus pesares y tus peros, me parece muy interesante este libro, que desconocía por completo. Lo apunto a la lista, interminable, creciente y a la que, debo confesar, últimamente hago poco caso... :(

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. Este libro es casi un clásico, pese a esa invisibilidad inicial. Ando detrás de él desde hace tiempo, pero ya se sabe que los libros van a su bola. Tengo ahora una curiosidad añadida, después de leerte, y es en referencia a esa ausencia de motivaciones ¿es posible que otro lector sí encuentre esos motivos?. Pues ya te contaré....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. No suelo coger libros 'porque sí', aunque así conocí 'Orgullo y prejuicio' del cual no tenía ni idea hasta que lo vi en la biblioteca hará 10 años :) pues no sé si este lo leería o no, algunas cosas que cuentas me llaman la atención, otras no. Veremos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me encantan esos libros que uno lee porque sí, suelen traer aparejadas grandes sorpresas. Creo que no había visto el libro antes y me ha llamado mucho la historia que cuentas de la autora, de las críticas demoledoras, de que no pudo dedicarse a la escritura (no me extraña, en la época y para una mujer debía ser difícil...). El tema me parece interesante y me gustaría comprobar si realmente se parece a Madame Bovary más allá de lo evidente... En fin, que no lo descarto, gracias! 1beso!

    ResponderEliminar
  23. No deja de asombrarme la conexión, Marilú. Resulta que reseñas un libro que acabo de incorporar! Tus líneas sólo logran que lo adelante en el orden de mis lecturas.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  24. Madrina pues no sé la verdad. Hablas de las escenas de manera que casi se podrían tocar y eso me atrae mucho pero por otro lado, umm... Bueno, Flaubert y yo no tenemos el gusto de conocernos así que por ahí no había problemas pero esa protagonista me parece que me tocaría un poco la fibra. No sé. Lo dejó ahí. En manos del azar jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Una lectura interesante pero que no me termina de convencer. Al amigo Flaubert y su Bovary no les guardo especial recuerdo, me llegan y me llenan más los rusos. No sé, Marilú. Lo pensaré.
    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Leí esta novela el año pasado y, aunque me gustó la forma de narrar de la autora, no conseguí empatizar nada con la protagonista.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  27. Me gusta me gusta, Cátedra siempre tiene libros majos =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  28. ¡Pues otro para la lista! A ver cuándo le hago un hueco, porque creo que me va a gustar. Besos.

    ResponderEliminar
  29. No conocía a esta autora y me has dejado con muchas ganas. Y Cátedra es una editorial que me gusta, pero eso sí, sus introducciones me gusta leerlas al final, que en muchas ocasiones, como señalas, cuentan demasiado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  30. No conocía el libro, me llama la atención lo que nos cuentas, me ha gustado tu reseña, y aunque yo no hubiera llegado a esta lectura porque sí, me la llevo anotada!
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar

A comentar!! :)