martes, 16 de junio de 2015

#39 Cajón desastre... Lolita...

Lola siempre fue de pocas palabras pero se prestaba a todo, incluso para las carreras a cero bullas por hora. Su caminar se mantenía ajeno al objetivo: rucula, canónigo o escarola le daban exactamente igual. Se puede afirmar que era una tortuga de rodeo, no tomaba atajos pero sí desvíos. El frenesí lo ponía en el masticar de las lechugas, una campeona a mandíbula batiente, una filosófica de postura, de movimientos justos y pasos contados. Relax. 

En sus ratos libres practicaba un ocio disoluto, casi inmoral, horas bajo el sol que más calienta. Al fresco le traía si llegabas a casa agobiada. Cuando asomabas, Lola, tras una elevación de cabeza, saludaba con un parpadeo sin pestaña y mantenía el dormir. 

Nuestras mayores trifulcas se producían con el aseo, mostraba su habilidad atlética dándote patadas para que fueras con ese cepillito a frotar conchas a la playa. Por semejantes ocasiones supe del ritmo vertiginoso de su patas, sospechaba que mantenía el secreto porque a fin de cuentas ¿qué prisa había? Ninguna. 

Por eso, durante un tiempo, me pregunté a qué esa salida de juego tan temprana, estuve dando largas explicaciones de por qué me afectaba tanto su marcha. Pese a tener una relación tan fría (no había de otra, lo llevaba en la sangre) Lola ocupó un lugar, mayor que el espacio que vaciaba. 

Un día escribes un whatsapp porque tienes nueva compañera de piso y otro, años después, usas el mismo sistema para salir acompañada a las dos de la mañana a decir adiós. Las despedidas se me dan fatal, caparazón duro, patata blandengue. Esa es la fulgurante carrera de Lola en casa. Hablo de ella por no ser ella, contenida, y vengo ahora (meses a) porque podía haberle dado cajón antes, el que tenía virutas de presentación, de estima, pero ya no importa, una cosa no quita otra, una mascota solo da. Lolita lo dio todo.


Dylan el felino -ffffffffffffffg- (letras insertadas por él) 

Un pajarito azul vino contando de una gatita abandonada en una carretera hace cuestión de semanas. Una reunión de carácter urgente, coche mediante y una entrega. Habemus gata. 

Tras dos días de intenso jugueteo, charcos de baba y admiración mutua, vamos al veterinario a que nos descubra los prodigios de la madre Natura. Me dieron gata por liebre gato, y yo, madre primeriza, me dejé llevar. Una anécdota para los nietos (ya te veo, Norah, ya).

La criatura se llama Dylan, en honor al poeta, dicho sea de paso (Dylan Thomas, el cachorro, bohemio y excesivo). 

La vida con Dylan está repleta de travesuras, ronroneos y miraditas de préstame atención. Aún aprende eso de no muerdas la mano que te da de comer, reclama su presencia paseando por delante de la tele, se mete entre tu cara, tu libro y el caralibro o instagram (para observación de los usurarios) y sí, también roba en blogs ajenos, ocupando el puesto que una gana con el sudor de su tweet. Se percibe que es un gato con carácter. Hasta ahí puedo contar (pero contaré) y cualquier pretexto es bueno para subir una foto.

Les presento y me despido, la vida es así. 

Dylan y Cuentalibros se toman un periodo sabático de blog (que no una desaparición total) no puedo llamarlo vacaciones (ojalá) sino tareas de producción, los asiduos saben donde encontrarme y los que no, den un silbidito. Por supuesto, amenazamos con volver, así que... disfruten.

37 comentarios:

  1. Ya conocía a Dylan por Instagram :) que monada!!. Espero que el descanso te cunda mucho y puedas aprovechas las tareas que tengas pendientes, nosotros esteremos aquí esperando vuestra vuelta :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Vuelve pronto, aquí estaremos, besotes

    ResponderEliminar
  3. ¡ Qué texto tan perfecto! Muy fan de Dylan, ya lo sabes, me chica cosas cuando entro a hurtadillas, es mi cómplice, todo se debe a su carácter rebelde, sabe leer reseñas aunque no dice nada. se queda con el cante, toma postura de perro guardían cuando alguien amenaza las páginas a cuyo lado se sienta y aunque sea de armas tomar su mayor baza es esa mirada de ojos enormes e inocentes, sí, sí... voy conociendo a Dylan.

    Lo de Lola lo hablaremos, me habría llevado igual de bien con ella.

    Disfruta del periodo sabático mecesario del blog, el mío será en agosto y la verdad es que ya tengo ganas. Te esperamos por aquí, tú también sabes por donde andamos, somos menos de hoja de rucula y más de hoja impresa pero al fin y al cabo. Un beso y descansa :)

    ResponderEliminar
  4. Curiosa la historia de Lola, se nota que dejó huella pese a que no estuvo contigo por mucho tiempo; seguro que tú también la dejaste en ella. Y Dylan es una monada con buen temperamento, por lo que se ve en las fotos ;) Espero que este descanso les venga de perlas y puedan regresar liberados de pendientes y con energías renovadas, aquí los esperamos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Espero que la producción sea lo que yo pienso ¡tú lo haces genial, no lo dejes en ningún cajón!
    El tío Dylan te va a dar que hacer, y mucho, ya se ve que te va a resultar duro meterlo en vereda. No digo nada del incidente sobre la gata que se convirtió en gato, puf, menuda fama arrastro...
    Y para el final me dejo lo importante, me alegro un montón de que lo hayas podido hacer, el cajón de Lola te ha quedado muy tierno ( me da igual que digas que no), no sé dónde estará ahora, supongo que en el paraíso de las tortugas pero seguro que estará bien y presumiendo de cajón aliviada de haberse librado del cepillito para siempre.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Ya echaba de menos el Cajón, Marilú...Precioso recuerdo para Lola y maravillosa tarjeta de presentación para Dylan (qué guapa). Espero que este tiempo te cunda y puedas hacer todo lo que tienes preparado/pensado. Estaremos pendientes de tu vuelta, preciosa.
    Miles de besos

    ResponderEliminar
  7. Disfruta el descanso del blog, me ha gustado mucho le texto. El gatito es una monada <3

    ResponderEliminar
  8. Lolita nos enamoró y Dylan nos ha robado el corazón, que monada y que travieso robando selfies, jeje. Disfruta de su compañía y vuelve pronto, guapa! Descansa!
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Muy bonito homenaje el que le has hecho a Lola. Y muy bonita la presentación de Dylan también. Disfruta mucho de él :)

    Un beso!! Y hasta la vuelta!!

    ResponderEliminar
  10. Pues fue profunda tu relación con Lola cuando ha dejado su huella. Precioso homenaje le has hecho. Y me he quedado enamorada de Dylan! Disfruta mucho de él en este período sabático! Y descansa mucho. Y diviértete también!
    Besote!!!

    ResponderEliminar
  11. A Dylan ya le había visto en fotos y me encanta. Soy muy de gatos aunque ahora no tengo ninguno. En cambio las tortugas me llamas menos la atención. No se si yo empatizaría tanto como tú con una.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta leer tu cajón de sastre, lo echaba de menos. Mi pésame retrasado por lo de Lola, no había caído el día que vi a Dylan. Bueno, el gato me tiene enamorada, que gracioso.
    Que descanses y disfrutes del verano.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Tuve dos tortugas, Trastu y Trasgu, curioso como parece que no, pero sí... Y ahora está Dylan, y te imagino sonriendo todo el rato mientras le mira, dan tanto, qué te voy a contar, yo que tengo a pares :) Blas (la "culpable" de mi nick) vino como gato y era gata, al revés que Dylan...

    Me alegro infinito de la compañia que tienes, me consta que hace mucho que te tentaba y, como los libros, Dylan ha llegado cuando tenía que llegar. Estáis en buenas manos.

    No sé qué tienes que producir, pero espero que sea mucho y bueno. Se te espera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Un texto peecioso, me ha encantado la entrada. Mucha felicidad con la nueva mascota :)

    ResponderEliminar
  15. Cuando era niña teníamos una tortuga, Casilda, en libertad en el patio de casa así que iba y venía a su antojo y aún así la teníamos muchísimo cariño. Dylan es precioso y cuando son pequeños son muy divertidos, seguro que os esperan grandes momentos :)
    Besos y disfruta del periodo de descanso

    ResponderEliminar
  16. Me quedo con estas dos frases, por ser tan ciertas:

    - "Por semejantes ocasiones supe del ritmo vertiginoso de su patas, sospechaba que mantenía el secreto porque a fin de cuentas ¿qué prisa había? Ninguna."

    - "una mascota solo da".

    Siento lo de la tortuguita, pero me alegra que la hayas despedido con ese tono que me ha sacado tantas sonrisas al leerte. Ahora a disfrutar de Dylan que, sin duda, será más cariñoso.

    Te leo a la vuelta, mientras te encontraré en Twitter (espero), porque mis mañanas ya no son buenas sin un saludo de los tuyos, aunque ahora tenga que ser a las 11 y no a las 8. Biquiños!

    ResponderEliminar
  17. Total, que vas y te adelantas diciendo de las vacaciones para que murmuren, porque yo lo iba a decir antes, recuerdas?
    De tortugas y gatos suena un poco como mi familia y otros animales (literarios)
    Te has pasado de lo castizo a lo irlandés en los nombres, no sé si evolucionas o involucionas, y eso que el queridísimo Dylan que escribía cartas de amor que dejaban huella se ha reencarnado en un GoodDylan que deja marcas de amor cuando te arrimas, por lo que he podido entrever. En fin, que todo son marcas provocadas por los sentimientos. Eso está bien.
    Las compañías en casa son algo muy subjetivo, depende de la interacción muchas veces más imaginada que estrictamente real. Vamos, que por mucho que hables a una tortuga o un gato, no te van a responder (por Dios, que no lo hagan, menudo susto. Imaginas?), pero eso no significa que no ocupen un espacio en el interior de quien los posee. Y aquí habla la experiencia, que he tenido una Lola que no era tortuga y un mordedor de dedos que no era gato. Iba a poner lo que tengo ahora, pero ayer ALGUIEN me amenazó con no decirlo, así que mejor me callo. Que estoy más mona.

    Disfruta de las vacaciones, no te espero por aquí que es muy cansado estar de pie. Y tampoco hace falta, no vas a desaparecer... VERDAD QUE NO? EH? EH? EH? Mira que TENGO UN PALO

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Pues nada, aquí te esperamos. Disfruta mucho del parón y cuéntanos después, eh? Ya sabes que los lectores somos insoportablemente curiosos. Besotes.

    ResponderEliminar
  19. Buenoooo, te ha quedado un cajón la mar de personal y emotivo. Para el recuerdo nunca es tarde, faltaría más, y las palabras salen cuando tienen que salir.

    Ese felino pinta maneras, tengo la absurda impresión de que nos lo encontraremos más veces por el cajón :P

    Disfruta (lo que se pueda, no pido tanto) de la desconexión aunque como sé donde vives, tampoco te perderé tanto de vista (insértese carcajada diabólica)

    Y para concluir, como epílogo ñoño sin admisión de precedentes, te diré que te ha quedado una entrada preciosa.

    Besos sin café, modo sano!

    ResponderEliminar
  20. ¡¡Es que se les quiere tanto!! Cuando están, y cuando se van. Siempre formarán parte de nosotros : Bienvenido Dylan, preciosón!! Dale mucho cariño a Marilú, y no te afiles las uñas en el sofá XD Disfrutad (si se puede) de ese pequeño descanso que os tomáis. Pero sobretodo... volved pronto ^^

    Un besote preciosa!!

    ResponderEliminar
  21. Lolita y Dylan... Geniales!

    Disfruta de esta pausa. Te lo mereces.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Sé donde encontrarte y dónde encontrar a Dylan :)

    ResponderEliminar
  23. Joooo, Lolita... No sabía nada... Lo siento mucho! Sólo conocí de ella algunas pocas fotos intentando escalar un ratón y me pareció tan mona... Encima la manera que has tenido de contar vuestra relación me ha parecido maravillosa, un precioso homenaje. Dylan me parece un gato con mucha personalidad: que sea un gato drag me hizo mucha gracia! Disfruta de tu nuevo amigo, que seguro que te hará pasar ratos maravillosos, y sigue mostrándonoslo por las redes, que queremos ver como el poeta gatuno digievoluciona! Nos vemos a tu vuelta, un abrazote! :)

    ResponderEliminar
  24. Pues con ese carácter yo más bien le llamaría Dylan por Bob. De Lola ya me despedí en su momento pero va de nuevo mi recuerdo para ella . Que vivas muchas aventuras con el gato malvado y bigotón.

    ResponderEliminar
  25. Seguro que Lola ocupará un buen lugar en tu corazón durante el resto de tu vida. Y Dylan hará que no te olvides de ninguna de las dos (ni de Lola ni de Dylan).

    ResponderEliminar
  26. Que encanto de mascotas, cada una con sus cosas, el recuerdo de Lola y el caracter de Dylan muy buena combinación.

    Que descanses y nos leemos a la vuelta. Besos

    ResponderEliminar
  27. "Una mascota solo da", qué gran verdad, niña!
    Y he aquí el precioso y merecidísimo "cajón desastre" en honor a Lolita.
    Y de Dylan, qué voy a decirte del cautivador Dylan??? Pues que me tiene el corazón robado desde el minuto uno, y eso tiene merito, muchoooo, mucho, teniendo en consideración mi fobia gatuna ;)

    Pero perdóneme usted... periodo sabático por tareas de producción???? Pero, esto qué es lo que es? Chiquilla, no podías haberlo hecho como dios manda??? era tan fácil como decir: me largo de vacaciones! y al menos me hubieses dado la oportunidad de decirte eso de: verde de la envidia estoy, y no de la buena ;-P
    Me consuela saber donde encontrarte cada mañana, para seguir manteniendo esos "buenos días" llenos de sonrisas por jo---os que sean los madrugones... y te dejo un post-it, amarillo fosforito en la frente, que reza: En caso de necesidad y sin ella, tú di rana y yo salto.

    Besos, preciosa.

    PD: confío en que estés a la altura y lleves a cabo, más pronto que tarde, tus amenazas de regresar.

    ResponderEliminar
  28. Lindísima compañía! Disfruta de la desconexión, nos leemos a tu vuelta.
    Un besin

    ResponderEliminar
  29. Aqui estaremos cuando regreses. Entre tanto que os vaya bonito a Dylan, a tí y, también, a Lola. Un beso

    ResponderEliminar
  30. Lola y ahora Dylan.. Y tú te vas.... Y túuuuuuuuuuuu te vasssssssssssss (ponle música) pero sé donde encontrarte. Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Fan total del poeta, pero por ahora ni hablar de gatos o gatas, con la tortuga podría convivir mejor, seguro.

    Un cajón divertido y entrañable. Por eso y por tus sugerencias lectoras que me encantan, espero tu regreso.

    Un abrazo y feliz producción (cualquiera que sea).

    ResponderEliminar
  32. Esos seres peludos o caparazonosos que se cuelan en nuestras vidas... ¿Qué haríamos sin ellos? Qué penita lo de Lola... ¡Bienvenida a Dylan! Yo no me imagino la vida sin Nixon, y voy a tener que empezar a asumir que no será eterno porque ya ha superado, con creces, la edad media de esperanza de vida para perros grandotes. Te vamos a echar de menos. ¡Vuelve pronto!

    Besitos
    y lametones a Dylan

    ResponderEliminar
  33. Aquí te esperamos ;) Dylan una monada, las tortugas no son lo mío, me mordió una de pequeña! Un beso!

    ResponderEliminar
  34. Aquí te esperamos ;) Dylan una monada, las tortugas no son lo mío, me mordió una de pequeña! Un beso!

    ResponderEliminar
  35. Hola, bonito blog, visiten el mio cuando quieran, :) http://mimisteriosomundo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  36. Hola, que buena entrada, me ha encantado la verdad :)
    Venia a avisarte de que acabo de empezar mi blog de reseñas y si gustas pues agradeceria mucho que te pases :) Gracias de antemano.

    PD: Ya tienes nueva seguidora :)

    ResponderEliminar
  37. Llego tarde, pero llego, qué decir que no haya dicho ya. Cada uno ocupa su espacio y es único en su especie (y nunca mejor dicho), y pese a lo mal que se pasa, aportan tanto, y merece tanto la pena... Dylan Idol. Little Tiger.

    Besotes!

    ResponderEliminar

A comentar!! :)