viernes, 5 de junio de 2015

Los amigos (Kazumi Yumoto)

Los amigos (Kazumi Yumoto) 
Ediciones Nocturna
210 páginas


Toda ciencia empieza por la experimentación, para saber de la muerte es arriesgado pasar por ella, así que despejando la X y de paso incógnitas tres amigos, Yamashita el gordinflón, Kiyama el larguirucho y Kawabe el raro deciden ingeniárselas. Tienen doce años, juegan fútbol, se van de acampada, las cosas habituales, entonces ¿a qué ese perturbador interés? La respuesta siempre es la más sencilla, la abuela de uno fallece. 

El secretismo en torno al óbito genera fábulas, fantasías, habladuría de más allá que acá no se publicitan, en el trance, la cuestión es qué sucede, cómo termina, alejado de casa o en ella, oculta entre las sombras del mejor no hablar. 

Para los mayores es difícil porque perder duele y responder lo que se desconoce tampoco es tarea pequeña, ellos ocultan, pero los chicos preguntan y a falta, experimentan. Espiar al viejo vecino de una calle cercana al colegio podría servir, han oído que morirá pronto, ya se sabe, todo es cuestión de esperar...

Con este arranque los tres amigos se embarcan en un travesura de dimensiones metafísicas. El miedo campa a su anchas, el destino pone el señuelo y así, entre hacer recados, plantaciones y un lenguaje muy sencillo, contado por uno de ellos, nos permiten atisbar sus experiencias. Vidas que les marcarán, no solo para cuando llegue el día sino para que el resto adquiera algún sentido. 

Una novela que dura un suspiro, a capítulos cortos y complicaciones esperadas que van introduciendo al lector en su trama. Estos chicos no resultarán angelines y su afrontamiento de la adversidad roza un humor negro soterrado pero latente. En el extremo opuesto, aquel calificado de viejo representa todo lo que el desfase generacional parece imponer como distante. Típico señor huraño cuya podredumbre se fulmina a conversaciones, donde lo aparente deja a sitio a lo importante. A bocados de vida. Donde los niños, niños son. 

Y me ha gustado por ganar en el avance pero sin salirse de lo marcado, dulzura justa, amargor exacto, lo que otorga la tierra. Kazumi Yumoto fue premiada por esta novela e incluso se hizo adaptación a cine. La autora insiste en los problemas de los niños en Japón (y sin mirar tan lejos) para valorar la vida y su infinito de posibles. Esta pretende ser su aportación. 
"Un tío mío me dijo hace mucho, mucho tiempo que morirse es dejar de respirar. En aquel entonces le creí. Pero ahora sé que no es verdad. Vivir es algo más que respirar. Y morir tiene que ser algo más que dejar de respirar, supongo."
Los amigos (Kazumi Yumoto)

38 comentarios:

  1. No me llama mucho la atención.
    Feliz finde. ;-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, no soy nada de escritores orientales, no sé por que, cosas mías, pero me has dejado con ganas de leer esta intriga. Un tema que para los mayores no es fácil de tratar, y sobre todo con los niños, y claro, ¿que van a hacer los angelitos? Pues averiguarlo por su cuenta...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta intriga no, quería poner esta novela (es que los dedos van solos)

      Eliminar
  3. Pues a mí me ha llamado la atención, y la cita que has puesto me gusta^^

    ResponderEliminar
  4. Me has convencido, Marilú. Este es uno de esos libros que, pese a ser de Nocturna ediciones (¡Cómo me lo pasé con "Seraphina"!), una editorial que me gusta, tenía mis dudas. La sinopsis no acababa de decirme demasiado y no conocía a la autora de nada. Tu estupenda reseña, justa como lo que otorga la tierra, me ha convencido :-) Bss

    ResponderEliminar
  5. A mi este tipo de escritores me causan cierto respeto, pero me has despertado la curiosidad. No le daría yo de lado a este librito si lo veo cerca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Estos japoneses cómo son, de verdá XD ¿No has visto sus películas de terror?, por dios, tienen un concepto extraño sobre la vida y la muerte, incluso despegado, diría. Así están sus niños, ¿nadie les ha dicho que con la muerte no se juega? ¡¡caca!! XD
    No sé, no sé, a mi estos temas me dan mucho respeto, me quedo con los vivos, jajaja.

    Un besote, preciosa!! ;)

    ResponderEliminar
  7. Se me ha dado por leer a autores orientales, al menos un poco más de lo que acostumbro, que no era mucho, así que me voy a llevar este título porque tiene unos puntos que me han dejado muy interesada; gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues creo que me puede gustar. Me la llevo !
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. No sé si al final acabaré leyéndolo, pero me ha gustado la reflexión final. Si el libro se narra en ese tono creo que puede ser una buena lectura para mí también.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Tengo que quedar con ellos para ir a jugar. No te prometo que no vayamos a romper algún cristal o que tengas luego que ir por todo el vecindario pidiendo disculpas porque le hemos gastado una bromita que otra a los niños pijos. Espero que me guste y portarme bien.
    ¿Me puedo quedar hasta las diez y media? Serán mis amigos nuevos....
    Besos de nieta con jet lag.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaaaaale, haces conmigo lo que te da la gana, hasta las diez y media pero ni un minuto más.
      (Hablando de niños..., quid pro quo, ya tengo a los niños de Herodes ;)
      Besotes de abu más jet que lag

      Eliminar
  11. Con los autores japoneses tengo una relación amor-odio, aún no he encontrado ningún libro de autor japonés que me haya acabado de gustar, pero su cultura me fascina, son tan diferentes... ¿quizá deba conocer a estos niños a ver si me conquistan?
    Un beso Marilú!

    ResponderEliminar
  12. Dime que tiende más a lo amargo y entonces me lo apuntaré sin dudarlo. Venga, dí, dí
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un pastel, puedes coger un trozo ;-)
      Besos

      Eliminar
  13. No sé, esta vez creo que no me convence del todo lo que nos cuentas así que de momento no me animaré con él
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Si no fuera por eso que has dicho del humor negro, creo que no me habría llegado a llamar del todo la atención. Y me gusta ese equilibrio dulzura-amargor, que nunca es fácil de conseguir ni de encontrar. El hecho de que se sitúe en esa cultura japonesa, tan fascinante como compleja, también es todo un reclamo.

    Verás, si al final me vas a convencer... :P Besotes!

    ResponderEliminar
  15. Yo a los escritores orientales les tengo algo de respeto, ya ves que tontería, pero a este si se me cruzase no le diría que no, por probar
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Te cuento que he cogido una docena de libros y los he puesto en la mesita, con el sano propósito de leerlos uno detrás de otro y tener la sensación de que yo elijo qué leer y no que los libros me escogen. Quería tomar las riendas. Este libro está en esa pila de libros. También te cuento que en menos de una semana que llevo con el invento ya dos veces he reorganizado los libros de la mesita. De momento "Los amigos" resisten. También puede pasar que una de estas noches me caigan encima de la cabeza mientras duermo y se acabe el cuento...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Lo quiero porque to de peque era igual y no se me había muerto nadie pero es que mi pueblo llama a eso "el mundo que viene", eso del jardín de Edén creo yo que lo hemos desarrollado después. A mí de pequeño me preocupaba sin angustias y me interesaba todo lo que habría después, lo raro es que cuando tuve que enfrentarme al tema, cuando sí que se murió alguien cercano me aparté muchísimo. Soy todo contradicciones ;) Besos

    ResponderEliminar
  18. Digo lo raro porque es al revés que en el libro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Sí, es al revés. A mi de pequeña me angustiaba muchísimo. Lo de "el mundo que viene" me parece mucho más digno de explorar aunque sea por lo novedoso. Resulta curioso que fuese al contrario en tu caso. 
      Yossi, últimamente en tus comentarios usas palabras que uso antes en reseñas no publicadas, ya es casualidad (no sé si mirar detrás de mi hombro).
      Un beso :-)

      Eliminar
    2. Lo del mundo que viene nunca queda claro, se supone que es un "estado"

      Es que te espío cuando las escribes pero tú no me ves, solo Dylan se da cuanta así que cuando maúlle ya sabes....

      No, pasa que leemos muy parecido, a mí también me pasa que entro más en tus reseñas que en otras, las "siento" más, me veo más en tu forma de leer que en otras, esto te lo he dicho alguna vez. Supongo que al dar mi opinión sobre ellas a ti te pasa lo mismo en cierto grado :)

      Eliminar
  19. Me dejas con ganas de conocer a estos tres amigos. Y me ha gustado mucho esa reflexión final.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Esta vez no me llama la atención en exceso.

    ResponderEliminar
  21. Pues empezaba a dejarlo pasar cuando he leído lo del humor negro y me he parado en seco. No sé qué hacer. Bueno va, lo apunto y luego, ya veremos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Este ya lo tengo apuntado porque sé que te gustó mucho :)

    ResponderEliminar
  23. No es ilustrado, ¿verdad? Me pareció por la cubierta. La verdad es que la temática promete y me imagino lo que pensaran esos niños motivos por la curiosidad. No me suena la adaptación al cine pero la busco ahora mismo. Besos.

    ResponderEliminar
  24. No encuentro la info sobre la peli. A ver si me das más datos. Besos

    ResponderEliminar
  25. Iba a escribir que parece interesante y me he dado cuenta de que lo raro sería que no me lo pareciera. Por el tema, por como lo explicas...en fin otro más a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  26. Qué bien lo vendes!!
    Le tenía echado el ojo ya, pero ahora con más razón =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Qué bien encontrarme con tu reseña! Te lo digo porque al principio me llamaba, pero empecé a leer algunos comentarios que no la ponían muy bien y me embajoné un poco... Pero la gemela literaria ha hablado y me toca actuar. 1beso!

    ResponderEliminar
  28. Pues me llama la atención y la literatura japonesa siempre tiene un hueco entre mis lecturas. Me lo anoto sin dudarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. A mi la literatura japonesa me suele dejar un poco revuelta, pero esa cita me ha llamado mucho la atención, y el tema me parece interesante... No sé. Me lo pienso.
    Mil besotes

    ResponderEliminar
  30. Todo en su justa medida, acierto en la elección, por lo que veo. Pues nada, anotadísimo queda :-) Besotes!

    ResponderEliminar
  31. estoy descubriendo a la editorial Nocturna y me está gustando. Me apunto este libro.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  32. De orientales, poco. Y creo, que Murakami no cuenta casi.
    Me sumo a los que han dicho que los respetan, tal vez en demasía, con ese respecto que es más distanciamiento que admiración. Por ignorancia, por distancia.
    Vamos a ver si me animo con éste.
    Gracias por tu reseña!

    ResponderEliminar

A comentar!! :)