martes, 2 de junio de 2015

Los millones de Brewster (George Barr McCutcheon)

Los millones de Brewster 
(George Barr McCutcheon)
Alba editorial
Colección Rara avis
304 páginas

¿La alineación de los planetas? ¿el esquema de la osa mayor? ¿el destino y sus designios? No, fue Serendipia. Cualquiera no podía saltarse esta recomendación y más cuando se colocó en mi campo visual en el momento oportuno, yo no quería ¡fue él! (excusa barata de las 20:14). 

El argumento me parecía llamativo y la frase: "George Barr McCutcheon escribió Los millones de Brewster (1902) por una apuesta" fue lo definitivo, porque de eso va, del vil metal y a mi me gusta el juego,, o ganar ¿a quién no? ¿he dicho que no soy competitiva? en todo caso, curiosa...  

En contra del dicho popular: más vale pájaro en mano que ciento volando, asistimos a una contrarreloj para el uso y disfrute de mucho dinero. A la par, el autor escribió esta historia como apuesta con su editor, publicar bajo seudónimo y convertirse en éxito de ventas (no sé yo si  a día de hoy esto lo harían muchos). Para conseguirlo nos plantea un argumento llamativo: 

Monty Brewster se nos presenta como un bien ganancial en los círculos más exclusivos de Nueva York. Un buen partido pero también un joven apuesto sin tantas pretensiones como cabría esperar. Su vida efectúa un giro cuando fallece su abuelo y hereda un millón de dolares. La sorpresa es que poco después recibe otra herencia, esta vez de un tío suyo apenas conocido. 

Abuelo y tío no tuvieron mucha cordialidad y parece que como última jugada propone este señor que el joven disfrute de ¡siete millones de dolares! si y solo si, en el plazo de un año liquida el primer millón heredado. 

Es decir, Monty no debe tener bien alguno para percibir la segunda herencia, con algunas puntualizaciones en cuanto a su uso y disfrute pero sobre todo con la premisa de no contar nada a nadie. Expuestas las reglas del juego con un año por delante ¡que empiece la función! 

Además de hacernos padecer in extremis por la trágica experiencia de gastar un millón de pavos, las artimañas del autor para embaucarnos son el empleo de capítulos breves, enredos varios, malos entendidos y un personaje que pese a su "buena fortuna" no desagrade en absoluto. La historia se sucede a buen ritmo y se elabora con toda naturalidad. 

Colaboran un estilo pulido, sintético y una trama que atravesamos con intriga creciente, no solo la de saber como termina sino el qué más puede pasar. Ganancias y pérdidas revolotean haciendo el recorrido toda una noria de sensaciones. Los mejores momentos se producen al leer la correspondencia de albacea y joven Brewster, cargada de socarronería y mucha intención. 

Aunque cataloguemos esta obra como ligera se nos plantearán cuestiones de calado como las prioridades, el estatus económico, nuestras relaciones sociales pero sobre todo la mirada de los otros -que podría ser la nuestra- (¿incomprensiva, envidiosa, interesada?). Multitud de ejemplos contemporáneos avalan que  a persona adinerada la suspicacia le rodea. 

Monty Brewster lo pasa regular en la novela, el lector lo pasa bien y el autor gana cien dolares. 

Funcionó. Los millones de Brewster fue un éxito al ser publicada. ¿Azar, talento, suerte, envidia cochina? Juzguen y lean. 
"Brewster se fue dando cuenta poco a poco de una cosa. Se había pasado al vida preguntándose de dónde iba a sacar el dinero para pagar sus facturas, pero jamás había pensado que gastar dinero pudiese ser tan difícil como ganarlo" 
 George Barr McCutcheon (Los millones de Brewster)

22 comentarios:

  1. No me acaba de motivar. No se. Ultimamente ando desganada.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bien encontrar aquí al bueno de Monty! Me alegro de que te conveciese y te animaras a probar suerte con McCutcheon. Una lectura agradable, muy cercana al humor y el encanto de las películas de Ernst Lubitsch y similares. Y, además, como tú dices, ese fondo de planteamientos morales ¿los amigos lo son de verdad o solo por interés? ¿hasta qué punto hay que dejar a un amigo que se hunda o ser brutalmente sincero? Y el pensamiento capitalista americano de los años 20: si tienes dinero y no lo inviertes en buenos negocios para incrementar el capital eres tonto. Los ricos no solo gastaban también tenían el deber moral de trabajar ese capital (mentalidad puritana). Besotes y gracias por la mención!!!

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta tiene! Y que suerte la de Monty!
    Besos Marilú!

    ResponderEliminar
  4. Mónica es un ser malvado y sin compasión, anda que no me he dejado yo euros por su culpa, culpita. A este ya le eché el ojo en su blog pero no he tenido la mala fortuna, como tú, de cruzarme con él para que me obligara a llevármelo a casa. Pero todo se andará.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues me gusta, la veo entretenida y de las que me pueden gustrar. Me la anoto.
    Un beso Marilu!

    ResponderEliminar
  6. Pues no sé todavía si me podría encajar a mi este libro, pero la verdad es que lo presentas tan animosa que me has despertado la curiosidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues con un millón podría yo comprar un billete, contratar a una persona que...
    Mejor no sigo. A mí también me gusta jugar, ya veo de dónde me viene. De todas formas ahora me estoy quitando un poco de lo british por eso de cambiar de aires. Pero ahí estará para cuando haya que volver.
    Besotes abu tahúr.

    ResponderEliminar
  8. También me llamó la atención cuando lo reseñó Mónica así que lo tengo anotadito a la espera de encontrar un hueco
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es que... es que... me encanta pasarme por aquí, me entero de tantísimas cosas y se me ocurren otras tantísismas... pero esta vez estoy un poco en desacuerdo, lo de las 20:14 me vale como excusa pero no barata ;)

    Y luego, eso de leer entre líneas, quien sepa, eso de extraer jugo a una fruta que parece demasiado cerca, que llegue ese "calado" que mencionas por no hablar ya de como se forjó la idea del libro, también tiene que ver... me recuerda a Vonnegut ideando obras de arte de madrugada con unos cuantos amigos y unas copas. Besos :)

    ResponderEliminar
  10. Tiene buena pinta, muy buena; siento que podría pasarlo muy bien con él, y eso ya es mucho; pensar que quizá no le habría prestado mucha atención de no ser por tu reseña :) ¡Gracias!

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Anotado estaba. Lectura posiblemente veraniega que de rienda suelta a pensar qué haría yo con unos milloncetes en el bolsillo.
    Una cosa, sobre "más vale pájaro en mano que ciento volando", que digo yo que mejor que todos los pájaros vuelen y no retener ninguna en la mano (es una reflexión literal, pensando en un pájaro retenido por una mano...). En fin, que hace mucho calor y tengo la neurona derretida...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Creo que también me encontré con McCutcheon y esta novela en el blog de Mónica, si no me falla mi memoria infalible, ya sabes :P Me pareció como dices una lectura bastante ligera, lindando con el humor, con una premisa atractiva. Aunque claro, siempre suele haber detrás una intención y ese lugar para la reflexión también se agradece. Supongo que no me importaría leerla ahora que tengo que aprovisionarme de libros para todo el verano :P

    Besines!

    ResponderEliminar
  13. jaja, de verdad que es tan difícil gastarse un millón? Pero si a poco que te descuides Montoro se te queda con la mitad o más, jeje Creo que lo primero que haría sería emigrar de este país, cada día lo soporto menos y mira, lo de la Vuelta al mundo en 80 días es algo que me tienta mucho :) Lo apunto para tomar ideas por si acaso se me viene encima ese "problema", jaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  14. Pasarse por el Blog de Mónica es un peligro... Pero tiene una ventaja, que así cuando me paso por el tuyo ya no me lo tengo que llevar apuntado porque ya lo esta!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Tiene pinta de ser entretenido, me lo llevo (tu blog es una ruina para mi bolsillo maja, que lo sepas) =P

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. También me pareció curioso cuando leí la reseña de Mónica. Aunque no esté entre mis prioridades, no descarto leerlo. Un besote!

    ResponderEliminar
  17. Tampoco yo lo he pensado porque jamás he tenido esa oportunidad de tener que gastar dinero (por obligación si se quiere más). La propuesta parece original, atípica, y eso siempre es una motivación extra para mi.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  18. Pues no me tienta demasiado, Marilú. Este lo voy a dejar pasar.
    Mil besotes

    ResponderEliminar
  19. Tengo muchas ganas de leerlo, parece una lectura la mar de entretenida.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  20. Ohh pues ese desafio entre autor y editor y ese argumento (oye que ya me gustaría a mí estar en el papel del prota aunque me suena haber visto algo similar en cine), en fin que me gusta y lo anoto. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Uys, que también me seduces con este libro. ¡Mira que eres mala!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  22. me suena, me suena...aunque no he leído el libro.
    ¡lo apunto! quiero conocer a Monty.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)