jueves, 12 de noviembre de 2015

Neverhome (Laird Hunt)


Nosotras nunca ponemos la otra mejilla, ¿verdad, mamá?

Que en la portada aparezca un soldado, ya sea hombre o mujer, o que tuviese que ver con una guerra, en esta caso la civil americana, no fue impedimento para que me fijara en este libro. Está además ese subtitulo "Ella era más fuerte" y digo yo... ¿más fuerte que quién? y en las primeras líneas lo resuelve, más fuerte que él. Ajá, me dije, ajá y me lo llevé. 

Laird Hunt podría haber optado por guardar la identidad de su protagonista y usarlo como un giro  argumental sin embargo sabemos desde el minuto cero que la primera persona que habla es una mujer, una de las 400 que se vistieron de hombre para ir a al guerra. A posteriori me parece acertado, básicamente porque sí, el soldado Ash Thompson, Constance en su verdadera identidad, nos va a relatar qué le sucedió como testigo y ejecutora de algunas tropelías, lo va a hacer con su voz y vamos a comprobar que tampoco es alguien muy corriente, que dentro de los arquetipos de género hay cabida para todos. Allá vamos.

-Ah -dijo ella-, una joven casada, lejos de su hogar, viajando con un ejercito en tiempos de guerra. Una imagen extraordinaria. 
-Sí, señora -dije.

-Penélope se fue a la guerra y Ulises se quedó en casa.

La novela se divide en tres partes, en la primera escaramuzas y entrenamientos nos presentan a sus personajes, no tanto enfocado a los camaradas o al enemigo como a los recuerdos. Su madre, a la que evoca en distintas escenas, el marido Bartolomew que se queda en casa por un impedimento físico y al que escribe cartas como medio de comunicación. En este avance tiene lugar uno de los momentos más emblemáticos de la lectura, cuando el soldado Ash Thompson se hace leyenda por un acto de caballerosidad y destaca ante su general, pero cierra advirtiendo que lo peor está por llegar y llega. 
En el segundo tramo ya sí estamos en el frente. Las escenas son muy visuales pero pese a la dureza y el horror Laird Hunt nos regala instantes de cierta belleza poética sin caer en el daño. Acompañamos a la protagonista en enfrentamientos, capturas y estratagemas para poder salir al paso en la adversidad. Estas secuencias nos hacen vislumbrar la ingenuidad del soldado recién estrenado en las acciones. Hablamos de un personaje poliédrico que en sus contradicciones plantea la dualidad respecto a lo que se espera de un hombre (y el papel de la mujer en aquel tiempo). Pese a mantener en secreto su identidad tampoco incide de forma machacona en ello, ella sabe que no debe darse a conocer pero tampoco es lo principal. Y diréis ¿entonces que es lo principal? ya voy, ya...

Dormir sin soñar. Túnel sin final. Cielo sin estrella. Arco iris reducidos a sanguinolentos añicos de colores. 

Llegados a la última parte el soldado Ash (Constance) emprende la vuelta a casa. Nada más parece que pueda suceder pero es ahí donde encajas el tono confesional de la novela, que aceptas lo que aprende Ash en su recorrido y que da sentido a todo a lo que has visto.

Nerverhome es intensa, nos habla de lo fortuito pero también de como aceptamos el destino y su papel condicionante. Neverhome narra las cosas de forma suscinta para darnos una imagen de lo que sucede y los secundarios refuerzan su efecto sin caer en tópicos militaristas, tomar partido o llamar cobardica a nadie. Neverhome es la historia de la niña Constance. Lo que no es Neverhome es bélica (pese a estar ambientada en una guerra).

La pregunta es qué puede llevar a una mujer a tomar la decisión de participar en una contienda saltándose las reglas. Las motivaciones pueden ser variantes, el autor ni siquiera escoge a una persona real. Cuando Laird Hunt descubre a esas 400 mujeres decide relatar su propia historia, plausible, donde lo heroico no está en la decisión sino en como encarar los miedos. 

"Cojan esa pila de brazos", "Maten a todo aquello que se mueva. Maten a todo aquello que no se mueva". Eran las órdenes de mis tenientes y mis capitanes y mi coronel y cualquiera que llevase el uniforme debido. Uno obedecía, así de simple, y si en lo más enconado del combate no obedecía, moría. A veces moría de todos modos. Eso estaba siempre presente. La muerte era la ropa interior que llevábamos puesta."
Laird Hunt (Neverhome) 

33 comentarios:

  1. Caray... No la conocía. Me has convencido. Me la llevo. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las últimas novedades Blackie :) pues espero que te guste.
      Besos

      Eliminar
  2. Parece una secuela de "La guerra no tiene rostro de mujer" de Svetlana Alexiévich, la Nobel 2015, que acaba de salir en España.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te sé decir si están relacionados, de la premio nobel solo tengo las referencias de vuestros blogs.
      Besos

      Eliminar
  3. Mira por donde, a mí que nunca me ha tirado la novela bélica, ni aunque sea bélica sólo por ambientación, y este año he leído dos que se van a colar seguro, segurísimo, entre las diez mejores lecturas de este año. La cuestión es que desde esos dos encuentros, me está entrando una debilidad especial por cierto tipo de historias encuadradas en semejantes ambientes. Igual es una señal (además de que las ediciones de Blackie Books son AMOR). Apuntada queda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí el título y la portada me dejaron un poco perpleja, pero luego leí la reseña de Carax y me quedé más convencida. Ahora leo la tuya (por cierto coincidís en señalar que no es un libro sobre la guerra y que no insiste sobre el disimulo de su sexo) y entre las dos me habéis convencido. Aunque te confieso que yo sí hubiese preferido un libro sobre esas 400 mujeres que lucharon en la Guerra de Secesión como 400 soldados más. Bss

    ResponderEliminar
  5. Nunca he leído un Blackie-Book, ¿sabes?
    ¿Y si me lo dejas y te invito a una caña? jaajja. Veeeengaaaa, o gintoooniccc.
    Besines.

    ResponderEliminar
  6. ¿Quieres parar de leer novelas de las de pensar y crecer? Es que yo te iba a decir que a la guerra no voy, ni disfrazada ni sin disfrazar. Pero claro, es que me he acordado de Fukuoka, que tampoco quería ir y mira luego, casi que me quiero quedar. La frase sobre Ulises y Penelope ya me hizo dudar. Que no sea bélica le añade encanto. Lo de todos llevar la muerte como ropa interior no es exclusivo de los que van a la guerra, mira por dónde resulta que todos usamos el mismo modelo de bragas.
    Pero no te creas que ya lo has hecho todo, tengo que hacerte una pregunta por privado antes de la decisión final. Es que por aquí no sería justo.
    Besito de nieta a punto de coger su fusil.

    ResponderEliminar
  7. Pues no termina de convencerme, no sé... Y mira mejor, que no puedo más, la vida no me da para más !!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. "Lo heroico no está en la decisión sino en como encarar los miedos..." Buena y acertada frase. Y de nuevo me has convencido. Y lo siento, pero mis libros se han puesto de acuerdo y van hacer una petición en change.org... Para que no tientes con más libros...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Tiene buena pinta, sí señora. Me lo voy a llevar. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Curioso. Describes en el primer párrafo... no... ME describes a mí misma el día que me compré el libro :) Tal que así, como lo cuentas. En casa está. No esperaba exactamente una novela bélica, aunque creo que tampoco intensa. Pero lo intenso me va :) Me alegra saber que es acierto, la pongo en la estantería de "los hago esperar porque sé que me van a gustar y ya disfruto con la espera" :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. De la cita sobre Penélope y Ulises, que me encanta, iba al tanto, que te había espiado por instagram :)

    La novela la desconocía totalmente y el episodio histórico esta vez tan solo de pasada. Pero es lo que tú dices. Por tu reseña no me parece bélica, o al menos no exclusivamente bélica, que en este tipo de lecturas es lo que más me suele espantar. El enfoque, más personal e íntimo que histórico, me gusta.

    Beso sigiloso!

    ResponderEliminar
  12. A mí lo del soldado en la portada si que me hubiese disuadido. Luego al leerte me quedo en un si se pone delante.

    ResponderEliminar
  13. No sé si ponerme a contar que me gustó el libro o hacer una disertación sobre elecciones de mujeres (menos mal que me entiendes o me llevarías al loquero)
    En fin, que me gustó, que la lleva bien y que le falta algo para ser brillante. Pero que me gustó, eh?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te iba a preguntar por La benévola, creo que tu sensación también fue de que le faltaba algo. Me ha gustado pero tampoco lo doy todo ¿no? debo controlar mis entusiasmos, lo que te deja buen recuerdo sobre todos es el cierre (por lo menos a mi).
      Te entiendo, casi sin que me digas lo que me vas a decir me lo puedo imaginar (debe ser contagioso).
      Besos

      Eliminar
  14. Hace muy poco leía una reseña de Carmen Forján en su blog en la que al final hacía hincapie precisamente en esas mujeres que se embarcaron en la guerra civil estadounidense. Ya entonces me llamó la atención. Será el destino que me dice que tengo que leer algo al respecto. Este libro podría ser una buena opción.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. No la conocía y suena bastante interesante, no sabía que había mujeres que participaron en la guerra civil estadounidenses disfrazadas de hombres, esta me la apunto!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. A priori no me llamaba mucho, de hecho hay publicaciones de la editorial que me llaman más, pero sí me resulta curioso que esas mujeres tuvieran que hacerse pasar por soldados y lo que es más importante que no tiene la guerra americana como plato fuerte. No sé qué haré madrina. De momento lo dejo en el aire. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Mujeres que hacen el papel de hombres. Mujeres que se saltan las reglas. Mujeres que me llaman la atención e historias que me llaman como la miel a las moscas. Lo busco.

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Me pillas en un día en el que la palabra guerra y matanzas me crispa especialmente los nervios, sea por la sin razón que sea. Hombres o mujeres matando y muriendo. Obedeciendo. Los que ordenan llevan la muerte sólo en los calcetines, lejos de la cabeza y del corazón.
    Pero dices que no es una novela bélica... es sobre personas, sobre sentimientos ¿no? siempre hay personas detrás.

    La novela seguramente merece la pena. La tendré en cuenta.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Bueno bueno qué pintaza, no lo conocía =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. Pffff vaya novedad... las mujeres SIEMPRE son más fuertes. Nosotros, por regla general somo entre cuatro y cinco veces más fuertes que vosotras pero claro, eso es físicamente. Te digo yo que si a Penélope se le mete en la cabeza es Ulises el que se queda tejiendo. Ahora en serio, esta Mulán reflexiva ya me cae bien desde el principio pero me gustaría recrearme en esa tercera parte, en esa recolección de recuerdos y reflexiones, me vas a arruinar, una tregua, por caridad!!!! que encima no hay en... bueno, ya sabes donde. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Qué interesante, una Penélope que marcha a la guerra mientras Ulises se queda ¿hilando? y ¿rodeado de enemigos?
    Las razones para que las mujeres tomen las armas suelen ser excepcionales, pero no es algo tan raro, ahí tenemos a las temidas guerreras de Kovane, una experiencia muy interesante de sociedad igualitaria en plena guerra, la peor de las circunstancias para ello.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  22. Lo tenía apuntado para cuando llegara y tus líneas solo refuerzan la ansiedad. No obstante, tengo 'La benévola' para ir haciendo tiempo. Estas mujeres re-vestidas de hombres me llamaron la atención desde que vi la primer reseña.
    Un beso, Marilú.

    ResponderEliminar
  23. Pues tiene muy muy buena pinta, siempre me descubres libros ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. ¡Anda! Una Mulán americana. No sabía que hubiera habido mujeres-soldado en la guerra de Secesión americana. ¡Qué interesante! Me lo apunto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Yo también he leído la reseña de Carmen Forján, y me alegro de encontrar la tuya. Vamos sumando votos. Mi estantería está llena de reproches, y me estoy convirtiendo en un coleccionista más que un lector de libros. Pero queda apuntado, y me prometo darle una oportunidad (aunque sea para que duerma el sueño de los justos con los otros...)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me gusta, me gusta lo que cuentas y como lo cuentas. Había oído hablar de estas mujeres guerreras en un ámbito más académico y había flipado, pero siempre acercarse literariamente a su historia es más llevadero, así que ni que decir tiene que este libro se va para la saca. Mujeres fuertes y guerreras se echan mucho de menos en la literatura: más allá de la fantasía se encuentran pocas. 1beso!

    ResponderEliminar
  27. ¡Me ha gustado mucho tu reseña!
    Y pinta genial, lo apunto. Chapó con los fragmentos que has elegido.

    Saludos ❤

    ResponderEliminar
  28. Hola ☀ Soy nueva en tu blog, y ya estoy dentro de tus seguidores para poder leer todas tus entradas. Me encantaría que te pasases por el mío y te unieses a la familia.

    Tengo algunas cosas que decir de tu blog. La primera de ella es que me encantan los libros que reseñas. He echado un vistazo general y no son los típicos títulos tópicos que a veces saturan los entornos literarios online. Esto lo agradezco mucho, porque sino fuera de esta manera, no hubiese apuntado ahora mismo este maravilloso título. En segundo lugar, haces las reseñas con una fluidez y soltura que da gusto, parece que estás comentando el tema con el lector. Qué lujo haber aparecido aquí. Me quedo con este título y me quedo con este lugar.

    ✍(◔◡◔) Nos leemos y comentamos.
    La Reina Lectora ❤

    ResponderEliminar
  29. Pese a que se ve que te ha gustado y que tiene cosas que creo que me podrías gustar no me ha terminado de llamar.

    Estaré atenta de todos modos si me cruzo con ella, a ver en persona qué me transmite :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  30. Me da muy buena espina esta novela, Marilú. Sobre todo la forma de abordar el tema bélico, por lo que dices. La apunto, guapetona.
    Besotes

    ResponderEliminar

A comentar!! :)