lunes, 18 de julio de 2016

Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café (Isaac Pachón)



Lo que puede dar de sí un café, ¡señor!. Me tocó este libro en un sorteo organizado por Serendipia. La afortunada ganadora de un ejemplar digital, esa era yo, para luego pasar a la sorprendida lectora de un libro de relatos y microrelatos.  

Cosas... 

Inician una dedicatoria y una disculpa, a Saint-Exupéry, a su manera y a los jóvenes. Continúa una introducción, se nos resuelve la primera duda, el porqué se titula Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café y con curiosidad lo remata un prólogo, ¿esto qué es? una gran complicidad, al menos así lo parece, al menos así me llegó este abrir de boca. Lo siguiente era empezar. 

Escribir

Me ha gustado, así, en genérico. Lo que más valoro de este libro es el sello personal. El autor consigue hacer cómplice a quien lee no solo de sus historias sino de la visión. Por eso aplaudo. Por eso y porque lo empecé curioseando y terminé buscando el lapso para continuar (no me gusta leer los relatos seguidos). 

Café

Hablando en los términos, si es café para mi está azucarado pero como en todo, hay gustos, y da igual que lo tomes solo y amargo, consigue embaucar y como digo, por eso aplaudo, dejo la taza y leo, dejas el vaso y sigues. Lo sé, soy reticente, descreída, poco dada a dejarme llevar pero aparco mis opiniones para dejarle que cuente; puede que no pensemos lo mismo pero disfruto, tiene su aquel y suena hasta bien, hay musicalidad. 

Hasta que se enfría

La cuestión es que son bastantes, 28 y cuando pasas los primeros quieres más y acierta en el orden porque convencen pero luego te vuelves exigente y ya no te sabe igual. Digamos que en el compendio no todos llegan al mismo puerto, lo bueno es que cuando atraca vuelve a brillar y que cierra con nuevas historias para colgarlas en marco. 

En resumen

Pachón utiliza gestos cotidianos, salva momentos anodinos para hacerlos emblemáticos. Consigue en pocas líneas y sin grandes florituras ubicar al lector y querer la compañía de sus personajes. Habrá de toda clase y condición, también algún comprimido de fórmula más corta. Lo hará con espontaneidad, con frescura, haciendo que todo cobre sentido cuando termina. 

Por finalizar

Estamos en fechas estivales en las que la gente pide el pie de playa, el borde de piscina, el café con hielo o al menos que todo pase como si no pasara, simplemente disfrutar. Pues bien, este es un buen libro para ello. Arranca alguna sonrisa cómplice, hace algún guiño sutil, le da sentido a enigmas del día a día. Por pedir, hubiera pedido que todos me llegasen por igual pero no he contado con esa suerte, tampoco es, ni mucho menos, decepción. Ha sido una grata compañía y una sorpresa leer estos relatos. Creo que harán las delicias de más de un lector. Me quedo con algunas de sus historias como Cruda irrealidad, La escalera, el genial Bellini, el tributo de Los libros que no quiere nadie y la pérdida de la realidad de ese Loco pero en lugar de Punto y final, pediría punto y seguido para saber que más nos tiene por mostrar Pachón, qué más se le puede pedir a un café. 

"Hay que estar muy loco para saltar desde siete metros al mar sin pensar en como será la caída. Muy loco para tatuarse un dragón alado en la espalda sin miedo a arrepentirse o al que dirán. Muy, pero que muy loco para no ser consciente del peligro de enamorarse y desenamorarse. No hay que estar muy cuerdo, no." 
Isaac Pachón (Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café)

20 comentarios:

  1. No me llevo nada bien con los relatos, así que esta vez lo dejo pasar.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Por muchas reseñas que he leído de este libro nunca me ha terminado de llamar, quizá sea por la portada que me parece horrible.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. No soy nada de relatos y lo tenía descartado pero estoy viendo muy buenas opiniones. Si me lo cruzo, lo leeré.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sabía que te gustaría, sobre todo por esa escritura tan personal del autor, porque tiene personalidad. Buen acierto asociar el aroma del café con la escritura para ganarse al lector, luego convence por sí mismo. Por cierto, me han encantado algunos de los relatos más breves, apenas impresiones, pero tan geniales como un "contagio" :-) Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Yo, el café, solo, muy corto, muy fuerte y sin azúcar. Los relatos, como a ti, no me gusta leerlos seguidos y el problema de los libros de cuentos es que unos me gustan mucho y otros nada. Y oye, en esto de la literatura lo de hacer medias no me gusta, que luego todo se queda en aprobados raspados. Me gusta el título, como me suelen gustan todos los títulos largos. Y sobre lo de la playa... Nunca he tenido vacaciones de verano, es el sino de los que vivimos en zonas de playa y no somos funcionarios... Algún día, quizás cuando me jubile...

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Suena muy interesante. Todas las reseñas que he visto de este libro han sido muy positivas y no me importaría leerlo. ¡Y me encanta el café!
    besos

    ResponderEliminar
  7. No paro de ver buenas reseñas de estos relatos. Y gustándome este género, seguro que me animo si me tropiezo con él. Aunque no suelo dejar enfriar el café...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, parece que puede ser una opción refrescante para el verano. Lo tendré en cuenta. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente la visión es para mí también lo más destacable del libro. Por supuesto, no todos convencen pero en aquellos que sí, a mí me ha ganado. Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola :) No conocía este libro, me lo apunto! ^^
    No conocía tu blog, tienes una nueva seguidora ^^
    Besos desde Andrómeda.

    ResponderEliminar
  11. Los relatos y yo no nos llevamos muy bien así que lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No soy muy de relatos, pero creo que este lo leería =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Hubiera preferido "mientras se calienta la Cocacola". No sé, por un lado me llaman la atención, por otro me dan pereza porque no tengo ahora el cuerpo para cuentos. Tengo el cerebro derretido así que mejor me espero al otoño y mientras tanto me acabo los relatos de las librerías que tengo abandonados.
    Besos de nieta asfixiada.

    ResponderEliminar
  14. Lo he visto en varios blogs pero yo no soy nada aficionada a los relatos
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Lo tengo en cuenta que ya es la segundacreseña que me demuestra que merece la pena.

    ResponderEliminar
  16. Genial, lo que me hacía falta para animarme

    ResponderEliminar
  17. Pues Mónica, como te comenté, me convenció con su reseña, así que espero no tardar en ponerme con él. Para mí nube o frapuccino blanco. Lo primero en Fuengirola, lo segundo en Málaga, o viceversa, según los casos :-P Un beso!

    ResponderEliminar
  18. No, si ya me lo ha dicho gente, que merece la pena y me va a gustar. Lo que no me ha dicho nadie aún es cuándo narices sacaré el tiempo!
    Caerá, sin fecha ni calendario y tal
    Besos

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola! En principio no me atraen demasiado ni los relator ni los cuentos, pero es verdad qeu probablemente me esté perdiendo cosas interesantes, como este libro que reseñas. Igual me animo
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me gustan mucho los relatos y me llama este libro desde que lo vi por primera vez en la blogosfera... Espero tropezarme con él en algún momento. 1beso!

    ResponderEliminar

A comentar!! :)