lunes, 3 de octubre de 2016

Al este del Edén (John Steinbeck)

"Bien, aquí tienes la caja que querías. He puesto en ella casi todo lo que yo tenía, y todavía no está llena. Hay en ella dolor y excitación, sentimientos, buenos y malos y malos pensamientos y buenos pensamientos… el placer del constructor, algo de desesperación y el gozo indescriptible de la creación.

Y, por encima de todo, la gratitud y el afecto que siento por ti.

Y todavía la caja no está colmada." 

John
Abramos:

Al este del Edén (John Steinbeck)
Colección fábula
Tusquets editores
688 páginas

El Edén en lenguaje coloquial es un paraíso. En referencia a la biblia será el lugar donde nos dejen hechos de polvo, en el Génesis parece indicar una región geográfica y cuando hace referencia al Paraíso se refiere al huerto "al este" en esa misma región, después añaden que se trata de jardín o más concretamente de un huerto, tal vez porque allí crecen manzanas, sea como fuere, en el principio de los tiempos nos cuentan historias de bien y mal y John Steinbeck tiene la suya. 

Abre esta novela con la invitación a desvelar memorias familiares pero con una descripción del valle de Salinas en California. Afincados en tierra, en las regiones donde mejor se manejaba y con el punto de vista crítico que le caracteriza, Steinbeck, como digo, nos invita. Lo que empieza a paso tranquilo termina en un caminar presuroso, el de ir desplazando página tras página. 

Ese misma narrador testigo que nos abre la puerta también nos presenta a la familia Hamilton. El matrimonio formado por Samuel y Liza, irlandeses emigrantes que procuran territorio allá donde el agua no parece dispuesta a brotar. Aunque las condiciones sean desfavorables, el autor los hace agraciados en otros aspectos, pacientes, trabajadores, honrados y aureolados por la bondad del pobre. Estas mismas características adquieren matices distintos para cada uno, Liza encarna el fatalismo divino, Samuel, al soñador y pródigo de inventiva. 

Será un narrador omnisciente quien nos descubra a la otra gran familia en la que se articula esta lectura. Como resulta difícil hablar en específico de esta rama sin avanzar más de la cuenta, seré escueta. 

Los Tarsk, en este caso Adam confronta la fortuna monetaria. Steinbeck beneficia a este clan, a sus orígenes americanos y pese a las facilidades, todo parece conspirar en contra de que Adam encauce aguas y arrastre a sus hijos.

Destaco, además (sin decir como aparecen) a la infame Cathy, desde el minuto uno la encarnación del mal. Los villanos ganan adeptos y es, sin duda, el personaje que más tira en la novela para que cada vez haga su aparición sea motivo de la sequedad ocular, la mujer no admite pestañeo.

La sinopsis nos indica que se trata de una epopeya de resonancias bíblicas y hace hincapié en que la película dirigida por Elia Kazan, aunque la adaptación se centre en una parte del libro. Avisados quedan. 
A veces, en la infancia, imaginamos cómo sería poseer alas, pero no hay razón para suponer que nuestra sensación coincida con la de los pájaros.
 La mente solía divagar un poco, porque ¿cómo es posible recordar los sentimientos de placer, de dolor, o de sofocante emoción? Sólo se pueden recordar que se han tenido. 

Las reflexiones en torno al progreso, la distribución de la tierra, la desigualdad y tantos otros debates merecen consideración. En esta caso, entiendo a los personajes como el subterfugio para hablarnos de cuestiones más allá de su trama. Plagada de símbolos que admiten análisis no solo en términos de bien o mal. La novela presenta un desenlace de broche

Pero siendo del todo honesta encuentro en Al este del Edén una novela accesible donde resulta chocante como articula la historia (los narradores) pero un clásico a fin de cuentas. Un Steinbeck al que siempre disfruto leyendo y que alimenta mi compromiso con la Steibeckadicción, en definitiva una grandísima novela. 
“Se puede haber vivido durante toda la vida de una manera gris, contemplando la tierra y los árboles oscuros y sombríos. Los acontecimientos, incluso los más importantes, se han deslizado inexpresivos y pálidos. Y de repente, surge la gloria; y entonces se encuentra dulce el canto de los grillos, y el perfume de la tierra se alza como una canción hasta el olfato, y la luz que forma motas bajo un árbol es una bendición para los ojos. Entonces, el hombre abre su corazón, pero no por ello se siente inferior. Y me atrevería a afirmar que la importancia de un hombre en el mundo puede medirse por la calidad y el número de sus momentos de gloria. Es un hecho aislado, pero que nos une al mundo. Es la fuente de toda creación, y lo que nos diferencia de los demás”.

10 comentarios:

  1. A ver si me animo que lo tengo en casa en una edición muy viejita que me llama cada vez que paso a su lado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo tuve mucho tiempo en la estantería pero merece la pena sacarlo del redil, mucha, mucha :)
      Besos

      Eliminar
  2. Lo leí hace muchos muchos años y es, sin lugar a dudas, el libro que más he recomendado y oye, ni una queja de quien me ha hecho caso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un escritor que tengo pendiente y una película que vi hace muchisimo tiempo. Un besote

    ResponderEliminar
  4. Pues yo vi la peli sin saber que solo me estaban chuleando parte de la historia. No sé, no me convence mucho esto de bajarme del unicornio para que me den un disgusto en este Edén envenenado. Prefiero ir primero a por uvas.
    Besotes de nieta que sueña con abrigos.
    PD no sé por qué no me salió esta entrada en el escritorio de blogger.

    ResponderEliminar
  5. Un eterno pendiente. Se que lo leeré, pero no se cuando
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado en el autor como un escritor árido pero interesante al que no me atrevo a leer por si me aburre... Aunque tengo tantas recomendaciones de sus libros pendientes que me dejaré de tonterías y leeré algo suyo, que no puede ser posible esto de conocerlo sólo por las películas! 1beso!

    ResponderEliminar
  7. ¡Holaaaa!
    Bueno es mi primera vez aquí y en verdad adoro este blog, no veo muy popularmente a Steinbeck por aquí.
    Me encanta la frase con la que abriste el inicio, anteriormente ya había leído "las uvas de la ira" y era un libro desgarrador y emotivo.

    Ne siento muy orgullosa de haberlo leído, y en verdad adoro como hablas del libro; Steinbeck tiene esa magnifica forma de narrar las cosas y de tocar tus emociones.

    Mil gracias por la reseña
    ¡Un besote entre páginas y letras! ❤❤❤

    ResponderEliminar
  8. Hay autores que hay que leer sí o sí. Con él tengo muchas deudas pendientes, me quedé en La Perla.
    Un besin

    ResponderEliminar
  9. Este es uno de mi eternos pendientes y fíjate que esta vez no es porque no me atraiga, sólo se va quedando atrás. Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar

A comentar!! :)